En estos momentos Chile está terminando de elaborar su estrategia para consolidarse en un futuro como uno de los países más importantes del mundo en la producción de hidrógeno verde.

Según Benjamin Maluenda, Jefe de la Unidad de Tecnologías de Transición del Ministerio de Energía, en noviembre el Gobierno espera terminar con el programa que permita trazar el futuro de esta política pública. Una vez terminado, será sometido a consulta pública.

La pretensión del Gobierno es tener todo listo en diciembre para empezar a aplicar la estrategia en 2021.

Durante el Webinar titulado ‘Hidrógeno Verde, Energía para la Agroindustria’, organizado por la Seremi de Energía del Maule, junto con el Programa de Energía de la GIZ, Maluenda explicó que la creación de esta política a largo plazo es uno de los cuatro ejes que se están desarrollando en este sentido.

Los otros tres tienen que ver con, por un lado, la creación de estudios y normativas que faciliten la producción de este fluido a base de agua; por otro, el apoyo de proyectos tempranos, es decir, emprendimientos prototípicos apalancados con líneas específicas de créditos; finalmente, la cooperación internacional: alianzas con otras naciones.

“Hay que alinear oferta, demanda, proveedores de tecnología, financiamiento”, destacó el colaborador del Ministerio de Energía respecto a los esfuerzos que están realizando. Y advirtió: “creemos que la base de todo son condiciones regulatorias positivas, estables, transparentes y no discriminatorias que sustenten todo el mercado y es ahí donde estamos enfocados hoy día”.

Maluenda confió en las capacidades que tiene Chile no sólo en obtener precios bajos en energías renovables, ya que en la última Licitación de Suministro las ofertas llegaron a un valor promedio de 32,5 dólares por MWh, sino por la capacidad de recursos.

“Tenemos la posibilidad de producir con energías renovables 70 veces la energía que hoy día consumimos”, resaltó el funcionario chileno.

Pero, en ese sentido, reconoció: “nuestro consumo interno no alcanza para sostener una industria de gran escala”, de ahí la intención de exportar a Australia, Corea del Sur, Japón, Canadá, Estados Unidos (California), entre otros países.

 

Maluenda señaló que en una región que no es de las más importantes en la producción de energías renovables como Magallanes se pueden producir “casi 10 millones de toneladas de hidrógeno verde al año: un potencial de 5 chiles sólo en una región”.

Asimismo, recordó que el hidrógeno verde será vital para el país en sus compromisos para llegar a la Carbono Neutralidad al 2050, ya que el 21% de la producción energética chilena tendrá que provenir de esa fuente.