Ayer, Empresas Públicas de Medellín (EPM) informó la recuperación de las obras principales del proyecto hidroeléctrico Ituango (Hidroituango), al lograr el llenado del 100% de la oquedad que se encontraba entre los pozos de presión 1 y 2.

Se trata del hueco que se formó durante 271 días (cerca de 9 meses) producto del paso descontrolado de agua abajo mientras se terminaba la presa.

“Los trabajos adelantados implicaron la utilización de 60.000 m3 de una mezcla especial de concreto y la implementación de acciones de alta ingeniería, debido a que la dimensión de la oquedad tenía aproximadamente 60 metros de alto, 30 metros de ancho y 33 metros de largo”, informó la compañía en un comunicado de prensa.

Por su parte, Álvaro Rendón López, Gerente General de EPM, destacó este paso como un “importante hito para la recuperación del proyecto”.

“El lleno de la oquedad es una seguridad para la estabilidad del macizo y, con la puesta en operación del vertedero y la terminación de la presa, se constituyen en logros fundamentales porque seguimos reduciendo los riesgos para las comunidades ubicadas aguas abajo”, consideró.

Puesta en marcha para el 2022

El 26 de mayo, William Giraldo, Vicepresidente de Proyectos de Generación de EPM, adelantaba a Energía Estratégica (ver nota) que estaban realizando esfuerzos para poner en marcha la mega represa de 2.400 MW a finales del 2021.

Contaba que el cronograma que manejaba la empresa proyectaba que en diciembre del año que viene se pusiera en marcha una primera unidad de 300 MW. Otras tres unidades, por 900 MW más, entrarían en funcionamiento en 2022.

Sin embargo, la semana pasada Rendón López manifestó que a causa del Coroniavirus el cronograma se dilató y anticipó que las cuatro unidades, por 1.200 MW, entrarán en funcionamiento en 2022.

“Con esto estaríamos cumpliendo cargos por confiabilidad y energía en firme al sistema y podríamos enviar una señal tranquilizadora al país para evitar a futuro unos apagones”, tranquilizó el Gerente General de EPM.