La estrategia que están trabajando los privados en hidrógeno verde para seducir al Gobierno mexicano

En una nueva edición del ciclo Protagonistas de Energía Estratégica, Israel Hurtado, presidente de la Asociación Mexicana de Hidrógeno y Movilidad Sostenible, hace hincapié en la necesidad de un marco regulatorio claro a largo plazo que potencie al vector energético y detalla los esfuerzos que están realizando con autoridades gubernamentales para lograrlo.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

Si bien México se encuentra más atrasado que otros países latinoamericanos por no contar con una Estratégica Nacional de Hidrógeno, el sector público y el privado trabajan fuertemente en impulsar la actividad.

En una nueva edición del ciclo Protagonistas de Energía Estratégica, Israel Hurtado, presidente de la Asociación Mexicana de Hidrógeno y Movilidad Sostenible, explica los lineamientos de la Hoja de Ruta presentada, los avances que han tenido con autoridades gubernamentales y los desafíos que tiene por delante para detonar la industria.

¿Podrías explicar cuáles son los principales ejes de la Hoja de Ruta presentada por la Asociación?

Principalmente, planteamos la sustitución de tecnologías contaminantes en vehículos, como por ejemplo, utilizar celdas de combustible de hidrógeno para vehículos de transporte pesado. 

También sugerimos la mezcla del hidrógeno con el gas natural, que se le conoce como blending. Creemos que este cambio podría tener un impacto positivo en algunas de las industrias como acerera, vidriera y cementera, entre otras. 

Afortunadamente en cada uno de esos ejes ya están avanzando algunos proyectos en México. La hoja de ruta nos ha llevado a poner más el tema sobre la mesa en México.

¿Qué tipo de acercamiento han tenido con el gobierno? ¿Se puede utilizar esa hoja de ruta para el desarrollo de un marco regulatorio? 

Sí, claro. Hemos tenido tres grandes acercamientos. Primero con la Cámara de Diputados, a principios de este año, donde establecimos una mesa de trabajo para ver qué temas regulatorios se necesitan modificar o actualizar.

Por otro lado, tuvimos otro encuentro importante con la Cámara de Senadores, donde nos manifestaron que les gustaría mucho sumarse a la mesa de trabajo que hicimos con la Cámara de Diputados. Entonces podríamos tener una mesa tripartita, Cámara de Diputados, Cámara de Senadores y la Asociación Mexicana de Hidrógeno. 

Y el otro acercamiento importante fue con la Secretaría de Economía. Ellos nos comentaron que en agosto de este año, ya en unos meses por ahí, van a presentar un documento relacionado con el Avanzo de Hidrógeno.

¿Cuál fue el rol del sector privado en estas acciones que están tomando desde la asociación con el gobierno?

H2 México ya cuenta con alrededor de 60 con empresas que tienen operaciones con presencia mundial. Es muy importante contar con su know how, experiencia y las tecnologías que puedan aportar. Estas alianzas son como un atajo o una vía más rápida para llegar hacia la producción de hidrógeno verde en México a nivel industrial, ya que ellos, no lo están haciendo en México pero sí en otras partes del mundo.

Con el desarrollo de la industria del hidrógeno verde, en los próximos años se podrían generar alrededor de 3 millones de empleos en México y también inversiones de alrededor de 60 mil millones de dólares. Con esas cifras, los beneficios ambientales, sociales y económicos están muy claros. Creemos en lo que estamos haciendo y vamos en la ruta correcta para detonar la industria.

¿México podría ser un potencial exportador de hidrógeno verde y de qué depende esa posibilidad? 

Bajo el Tratado de Libre Comercio, México puede exportar hidrógeno, tanto a Estados Unidos como Canadá. Incluso tenemos ductos transfronterizos y hay inversiones de empresas canadienses para transporte de gas. Esa misma infraestructura se puede utilizar para exportar hidrógeno. 

Este año se reunieron los tres presidentes de México, Estados Unidos y Canadá, y acordaron el impulso y la creación de un mercado de hidrógeno de América del Norte, bajo el Tratado de Libre Comercio. Esto nos da una perspectiva muy buena para producir hidrógeno verde, consumirlo y exportarlo. Somos optimistas de que podamos hacerlo rápido.

¿Qué tan importante es aprovechar el tiempo para avanzar en ese sentido teniendo en cuenta que hay una carrera internacional por producir y exportar hidrógeno verde?

México empezó más tarde que otros países. De hecho, no tenemos una estrategia nacional de hidrógeno.  Nos hubiera gustado empezar hace 10 años, pero no fue así. 

Aunque el potencial renovable, el trato libre de comercio, la frontera con Estados Unidos, los ductos, el acceso a los dos océanos, compensan un poco nuestro retraso, no hay que perder más tiempo.

Los grandes desafíos son avanzar en materia de regulación y empezar a producir la primera molécula de hidrógeno verde.  Debemos impulsar más las energías renovables para tener más insumos para producir hidrógeno verde.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *