“No podemos estar alejados de las energías renovables. Significan el futuro”, afirmó Federico Lutz, gerente general de la Cooperativa de Electricidad Bariloche Ltda (CEB).

“En nuestro caso, esto es porque aseguran el abastecimiento frente a la crisis del sistema de transporte regional, además de ir en linea con las condiciones medioambientales que se deben respetar porque estamos inmersos en un parque nacional y comprometidos con cinco jurisdicciones ambientales en todos nuestros servicios”.

Partiendo de aquel concepto, la CEB apostó estos últimos años a desarrollar e impulsar, con apoyo del sector público y/o privado, nuevos emprendimientos energéticos a partir de fuentes renovables que, si bien aún se encuentran en papel, este año ya se habría avanzado en la gestión para concretarlos. 

Según el empresario, el primero de estos es una central térmica que tendrá capacidad de unos 2.5 megavatios y generar a partir del tratamiento de unas 200 toneladas de residuos sólidos urbanos. Este proyecto fomentado tanto por Nación como por la provincia de Río Negro es el más avanzado de las iniciativas en cartera hasta la fecha. 

En el segundo caso, la tecnología que se decidió emplear es la fotovoltaica pero que, por su condición modular, aún no tiene firme la potencia final por la cual optar. Tras considerar determinadas variables, se calcula que podría ser de unos 6 MW para ser competitiva y aprovechar el recurso solar.

Se estima que la condición solar de la ciudad Bariloche es casi equiparable al promedio de las provincias de la zona centro del país, por lo que se decidió optar por esta tecnología aunque pueda resultar complejo el escenario local.

“Tenemos 52000 usuarios en 67km de extensión. Nuestra ecuación es mala y no deja de tener reflejo en la escala de la fotovoltaica por el tema del transporte, considerando la topografía y la dispersión del área servida”. 

“Eso no ocurriría con la central térmica de residuos sólidos urbanos porque justo el vertedero, principal fuente de residuos, está anexo a la zona sur de la ciudad donde tenemos un centro de demanda importante, por lo que las condiciones de evacuación rápida están dadas”, repasó Lutz, en diálogo con este medio.  

Por otro lado, el tercer proyecto importante trata de una central de biogás de unos 4 MW, que recibió colaboración del INTI para la realización de la factibilidad técnica. Esta mostró sus ventajas en la realización ya que la CEB, que tiene excedentes de residuos cuando presta sus servicios de saneamiento urbano y puede acceder a restos provenientes de industrias carencias o cerveceras, tiene los recursos para enriquecer la dieta de la planta y garantizar un suministro constante.

En principio, se prevé que todas estas iniciativas renovables ingresen en su sistema de distribución por el tendido de línea eléctrica de 13,2 kV. 

Aquello no sería todo. El interés de crecer en renovables sería primario por lo que se espera crecer en conexiones renovables de particulares y proyectos de mediana escala de la iniciativa privada. 

Prosumidores  

En atención al marco normativo nacional y reglamentaciones provinciales –tales como las resoluciones EPRE 064/17 y EPRE 260/19, que aprueban la generación distribuida y tarifa social– la Cooperativa de Electricidad Bariloche avanzó con las primeras conexiones de sistemas de generación renovable para usuarios particulares. 

El primer prosumidor residencial que entrega energía limpia a la red, fue conectado en 2018. La expectativa es que este año y el próximo se puedan sumar otros tantos, considerando que que la cantidad de usuarios residenciales de la CEB es cercana a los 38.000, de 52.000 totales. 

De los 14.000 restantes, que corresponde a usuarios comerciales e industriales, hay 3 usuarios generadores comerciales que se autoconsumen la oferta, consiguiendo un ahorro significativo. 

Iniciativa privada 

De manera permanente, Bariloche tiene además una oferta abierta por tipo de tecnología para inversores del sector renovable. 

“Si quiere venir un inversor fotovoltaico, eólico, geotérmico u otro, nosotros tenemos un precio por tipo de tecnología que obedece a la tendencia del mercado nacional y es casi un reflejo de los precios RenovAr que se van dando en las sucesivas rondas. A esto hay que agregar un 10% o 15% de estímulo al inversor, dependiendo cómo se distribuyen las inversiones del punto de conexión, y garantizamos la compra”, detalló el gerente general de la CEB.