La Cámara Colombiana de la Energía solicitó revisar el Plan Energético Nacional 2024/2054

La entidad asegura que lograr la electrificación de la economía colombiana al 2050 es un objetivo ambicioso pero alcanzable. No obstante, se requiere actualizar la agenda energética de largo plazo del país y las implicaciones de la adopción de cada camino propuestas en el plan por parte de los agentes tanto públicos como privados.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

El Plan Estratégico Nacional (PEN) es un ejercicio prospectivo que establece las metas, políticas y acciones prioritarias para el desarrollo energético integral de Colombia a largo plazo.

Como todo plan a largo plazo, este no está exento de revisiones. Teniendo en cuenta que las últimas se llevaron adelante en 2021 y en 2023,  la UPME  ha convocado a diversos actores tanto públicos como privados para debatir si los objetivos son alcanzables para el 2054 y que iniciativas se podrían tomar para cumplir con esas metas.

En este contexto, a través de un documento titulado «Plan Energético Colombiano al 2054: un mundo eléctrico posible», la Cámara Colombiana de la Energía propuso retomar el llamado consignado en la revisión de 2023 del PEN, con el objetivo de dar un salto hacia apuesta ambiciosas en escenarios de profundización de la electrificación.

Para ello hizo un análisis de las últimas revisiones, en las que se recordaron las amenazas y se reiteró la necesidad de actualizar esos obstáculos.

«La revisión PEN 2054 debe concentrar acciones en apuestas que deriven en una electrificación mayor de las actividades económicas, no solo como una lista de buenos deseos y llamados generales a tomar ese camino. La adopción de las mejores tecnologías disponibles (BAT, por sus siglas en ingles) en todos los sectores debe ser la espina dorsal del diseño de planes y programas para materializar la transición energética», explica el documento.

Y agrega: «Estas tecnologías requerirán de marcos regulatorios y normativos que sean perseguidos deliberadamente por todos los agentes y visibilizados por entes públicos como el MME, UPME, MinCIT y MinTIC».

Según la Cámara Colombiana de Comercio, estos nuevos desarrollos tecnológicos, tienen riesgos asociados por lo que se abre la necesidad de vincular a la academia, el privado y el Estado para tener una adecuada oferta de capital humano que permita aprovechar las oportunidades del mercado.

La entidad asegura que alcanzar la electrificación de la economía colombiana al 2050 es un objetivo ambicioso pero alcanzable. Para ello, no hay dudas que se requerirá una mayor inversión en la generación de energía, especialmente a partir de fuentes renovables, la modernización y expansión de la red eléctrica.

No obstante, la Cámara advierte que el principal desafío de la electrificación en Gran escala es la financiación de la inversión necesaria para la infraestructura energética, así como el desarrollo de tecnologías limpias eficientes, fortalecimiento del marco regulatorio y capacitación y educación de la población.

«El marco regulatorio estable e innovador será un componente permanente en las decisiones de todos los agentes, de tal manera que las reglas sean conocidas de ante mano, los cambios sean concertado y que la transición energética beneficie a todos los colombianos», concluye el escrito.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *