KFG alerta la necesidad de financiamiento para biogás y renovables en México

Para la empresa enfocada en la producción de energías limpias, el potencial de México en la generación de Biogás y Biometano, es suficiente para atraer inversiones de gran escala porque su alta cantidad de residuos orgánicos. No obstante, la logística y los altos costos presentan una limitante para detonar la industria.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

Durante el III Foro Nacional Biogás (ver transmisión), diferentes actores y profesionales del sector destacaron la importancia del Biometano en la sustentabilidad y su inclusión en la matriz energética para la generación de hidrógeno verde.

En este marco, Kristy Peña Muñoz, Founder & CEO of Strategic Management for Biogas Plant Projects en KFG EnviroSmart Solutions,  agencia ingenieril de innovación tecnología y social enfocada en energías renovables, relevó los desafíos que debe resolver el país para impulsar esa industria.

“En términos de disponibilidad de biomasa, el potencial de México en la generación de Biogás y Biometano, es suficiente para traer inversiones de gran escala porque tenemos suficientes residuos orgánicos. No obstante, se vuelve difícil esa decisión cuando empezamos a poner números sobre la mesa”, aseguró. 

“Debemos poner claridad en cuál es la inversión por kilovatio eléctrico o por BTU anual que se produce. También analizar de donde vamos a sacar el financiamiento y quien va a ser el operador o dueño de la planta. Entonces la matriz se vuelve complicada: hay sustrato disponible pero se debe resolver la logística y el financiamiento de los proyectos”, agregó. 

En este sentido, la experta advirtió que si bien México cuenta con una alta disponibilidad de biomasa, el país tiene un extensión territorial muy grande y carece de sistemas ferroviarios importantes para transportar ese sustrato a distintos puntos del país. 

De esta forma, Peña Muñoz enfatizó: “El elemento de logística puede ser una traba muy importante a la hora de localizar los proyectos y planificar su tamaño”.

A modo de ejemplo, reveló que la empresa KFG tiene un posible proyecto de un cliente que les solicita desarrollar una megaplanta de 14 MW eléctricos en Yucatán. Sin embargo, el reto es transportar las siete mil toneladas de estiércol al día en materia fresca contemplada teniendo en cuenta que hay radios de 80 y 100 kilómetros de movimiento solamente para llevar el material. 

En resumen, para la especialista, este tipo de proyectos a nivel utility requieren analizar los desafíos de la logística y de la inversión porque no es lo mismo, si es privada, pública o extranjera de algún fondo internacional.

“Hay que definir quién será el agente operador y dueño de este proyecto y en base llegar al punto de acuerdo. Es muy importante la participación del sector privado para desarrollar con ellos los proyectos y liberarnos de cualquier situación burocrática del Estado”, señaló.

“Actualmente, México se encuentra literalmente en pañales. Estamos comenzando pero es importante iniciar con algo. Deberíamos iniciar proyectos menos ambiciosos pero más realistas en términos económicos de alcance de financiamiento”, concluyó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *