Infinigen Renewables participa con unos 200 MW en las licitaciones de Puerto Rico

Con 72 MW fotovoltaicos operativos, la compañía proyecta nuevos proyectos renovables sostenibles y resilientes en el archipiélago puertorriqueño. 

Puerto Rico invita a la inversión y competitividad en el sector energético renovable. Es por ello que en el último megaevento presencial de Future Energy Summit en el Caribe, se destinó un panel exclusivo para hablar del potencial de este mercado.

Allí participó Leslie Hufstetler, CEO de Infinigen Renewables, quien se refirió a los activos renovables que buscan impulsar mediante licitaciones y compartió su análisis de por qué es el momento de invertir hoy en Puerto Rico.

“Hay capacidad para invertir en la construcción de nuevos proyectos. Es un buen momento para entrar en el mercado. Hay unos procesos de licitación para proyectos nuevos de gran escala, hay mayor disponibilidad de puntos de  interconexión y hay mayor disponibilidad de terrenos para construir los proyectos”, consideró Leslie Hufstetler. 

En lo que respecta a la empresa, Infinigen Renewables tiene en operación 72 MW de energía solar y el ejecutivo reveló que prepararon aproximadamente unos 200 MW que han presentado a licitación a través de los primeros tramos a Solicitudes de Propuestas (RFP) que ha convocado el gobierno.

Existe una gran oportunidad de impulsar este sector “prácticamente desde cero”. Según estimaciones de Leslie Hufstetler, en Puerto Rico hoy la generación por fuentes de energías renovables representa entre generación distribuida y gran escala apenas un 7 % de la matriz energética.

Por lo que, si la meta es llegar a 40% para el 2025 y 100% para el 2050 habría lugar para todos los actores del mercado. “Esto es un lienzo en blanco”, remarcó el ejecutivo.

Sin embargo, este escenario de oportunidades también guarda ciertos retos que están transitando las primeras empresas que incursionaron en los RFP.

Y es que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE o PREPA, por sus siglas en inglés) puso unos requisitos técnicos de regulación de voltaje, control de rampa, de proveer energía reactiva para proteger la red, pero que estos le añaden costos a los proyectos.

Según indicó el CEO de Infinigen Renewables, el incremento puede ser de entre un 20% a un 25% adicional, costo que también se traslada a los gastos de operación y a la necesidad de aumentar la capacidad de las baterías o a efectuar un reemplazo.

Ahora bien, para empresas que cuentan con expertise previa en este mercado, es un reto menor y con los recaudos necesarios se podrán superar así como se superaron otros por variables inclusive externas al mercado.

“Lo que hemos aprendido a lo largo del tiempo desde que comenzamos la operación en Puerto Rico es que primero se puede y segundo se requiere de buena planificación y buen mantenimiento para el futuro”.

“Las primeras plantas sobrevivieron a Irma, a María y también a Fiona”, subrayó el empresario, haciendo referencia a sus primeros 72 MW que enfrentaron una serie de huracanes y tormentas tropicales.

La madurez de la tecnología y de los diseños para sistemas solares fotovoltaicos, sumado a una buena instalación previa, planificación y mantenimiento, permitieron que después de la tormenta saliera el sol.

“Después de María pensé que lo que iba a encontrar era terreno vacío y paneles en el mar. Pero cuando llegamos descubrimos que estaba en unas condiciones excelentes físicamente”.

“De 183 mil paneles en una de las plantas quizás perdimos 800; es decir, menos del 1%”, indicó Leslie Hufstetler, dando testimonio de un caso más en el que las energías renovables hacen frente al cambio climático; en esta ocasión, respondiendo favorablemente frente a un huracán.

Y concluyó: “Si están bien diseñadas y bien construidas, sabemos que podemos contar con ellas. Por lo que, un valor adicional a brindar energía limpia y barata es su resiliencia para Puerto Rico”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *