IMPSA sigue apostando a la transformación de la matriz energética a través del desarrollo de proyectos y tecnologías relacionados con energías renovables, y actualmente se encuentra en la preparación de una nueva turbina eólica.

Lucas Lago, jefe de área ingeniería mecánica en IMPSA Wind, aseguró durante un webinar que la empresa con más de veinte años en la industria eólica está trabajando en el aerogenerador ARG-150: “Es una máquina de 4,6 MW que cumple con el estándar que actualmente la industria eólica tiene en el mercado”. 

“Hoy en día, podemos encontrar máquinas de 3,5 MW, 3,8 MW o 4 MW en onshore, pero a veces es complicado en regiones como las nuestras”. 

“Y si bien mantenemos un generador sincrónico, de imanes permenantes, Direct-Drive, este proyecto se va a una configuración más tradicional, con un HUB y un sistema de ejes para la transmisión del movimiento, además de un estator por fuera y un rotor interno que hacen a la máquina eléctrica”, agregó.

En cuanto a las características del aerogenerador ARG-150, el ingeniero compartió que contará con un rotor de 150 metros de diámetro y con palas de 68,7 m. Mientras que para la altura de torre, reconoció que “para este tipo de aerogenerador se piensa en el desarrollo de torres de cien metros o más, con distintas posibilidades, como por ejemplo de acero tubular o de hormigón pretensado”. 

Y continuó: “Una de las particularidades es que pueden desarrollarse proveedores locales para este tipo de tecnología”. 

Además manifestó que este nuevo aerogenerador en desarrollo fue y es trabajado en conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), algunas universidades de Argentina y entes gubernamentales, ya que “demanda una inversión fuerte y capital humano altamente especializado”. 

De este modo, IMPSA sumará más tecnología eólica a su portafolio ya desarrollado, el cual ya cuenta con otras cuatro turbinas, que van desde 1,5 a 2 megavatios de capacidad, 70 a 103 metros de diámetro de rotor y de 72,5 a 85 m de altura de torre.

“Trabajamos mucho en investigación y desarrollo junto a otras universidades e institutos para tener equipos de primer nivel internacional”, expresó Juan Carlos Fernández, CEO de la compañía.

“Estamos en fase de búsqueda de financiación y tenemos planteado que en el transcurso de dos años podamos tener lista la ingeniería de la máquina”, amplió.