GWEC pronostica que se instalarán 680 GW de nueva capacidad eólica hasta el 2027

El Global Wind Energy Council espera que, del total previsto, 26,5 GW onshore provengan de Latinoamérica con Brasil, Chile y Colombia contribuyendo con el 78% de las adiciones.


Matías Medinilla

Por

matiasmedinilla@energiaestrategica.com

El Global Wind Energy Council (GWEC) lanzó su reporte anual de la evolución de la energía eólica a nivel mundial y pronostica que se instalarán 680 GW de nueva capacidad (onshore y offshore) hasta el 2027

Tras un año “decepcionante” donde sólo 77,6 GW de potencia se conectaron a las redes eléctricas, la entidad espera que el mercado se recupere en 2023 y se superen los 100 GW instalados por primera vez en la historia, de tal manera que el planeta alcance el hito de 1 TW de capacidad operativa a mediados del corriente año (hay 906 GW actualmente)

Desde el GWEC aseguraron que el escenario está “preparado” para un período de implementación acelerada en los próximos años, puntualmente de 136 GW por año, logrando una tasa de crecimiento compuesta del 15%.

“Es hora de duplicar la ambición y brindar el apoyo que asegurará el futuro de energía limpia que se avecina ante nosotros. Y para garantizar la implementación, los formuladores de políticas deben actuar con decisión para corregir las barreras regulatorias y de mercado para permitir que la inversión fluya hacia nuevas fábricas para evitar cuellos de botella en el futuro”, afirmó Ben Backwell, CEO del GWEC. 

“Además, necesitamos una colaboración global mucho más activa para mejorar y reducir el riesgo del suministro de materias primas críticas, con el objetivo de garantizar que la revolución económica verde tenga los insumos necesarios en este período crucial”, agregó. 

De lograrse, las instalaciones onshore anuales promedio esperadas son de 110 GW, con un total de 550 GW entre 2023-2027, lo que representa casi el 80% de la capacidad adicional. Mientras que la eólica offshore pasaría de 8,8 GW a 35,5 GW por año en los próximos cinco años, elevando su participación de nuevas instalaciones del 11% actual al 23% al 2027. 

¿Qué rol tiene y tendrá Latinoamérica?

De acuerdo al informe del Global Wind Energy Council, se posiciona como la quiniela base de producción de turbinas eólicas onshore, con 6,2 GW de capacidad de montaje anual. En tanto que el crecimiento de instalaciones se mantuvo “estable” en 2022, alcanzando 5,2 GW, la segunda marca histórica más alta de la región. 

Incremento que fue impulsado principalmente por Brasil, dado que tuvo un año récord (80% de la potencia adicional de LATAM) a partir de proyectos que se desarrollan tanto a través del esquema regulado de subastas públicas como del mercado libre de PPA privados.

Y para el 2023, el panorama parecería no cambiar y el país que preside Lula Inácio Lula Da Silva incorpore 3 GW eólicos terrestres por año durante la próxima década, bajo una estimación conservadora, mientras que se trabajan en la regulación y las medidas para el mercado eólico marino. 

“Otro impulso importante para el sector podría provenir del hidrógeno verde, que tiene el potencial de impulsar la demanda a los niveles requeridos por las industrias de uso intensivo de energía difíciles de descarbonizar. Aunque las proyecciones prevén un aumento lento del 1,2 % en 2023 y del 1,4 % en 2024 para el PIB de Brasil, el H2V podría convertirse en un catalizador para impulsar la demanda de energía renovable y, con ella, la fortuna económica del país”, detalló el reporte del GWEC.

“Si bien ya contamos con una cadena estructurada de hidrógeno limpio, en tierra y en alta mar para entregar a Brasil, los formuladores de políticas deben presentar un sólido plan de industrialización energética, similar a los que se ven ahora en los Estados Unidos y Europa”, insistió Elbia Gannoum,  presidenta ejecutiva de ABEEólica y vicepresidenta del consejo de GWEC. 

Mientras que por el resto de los países de la región, la entidad señaló que se aguarda se agreguen 26,5 GW de energía eólica terrestre en los próximos cinco años, Chile y Colombia sumándose a Brasil para contribuir con el 78% de las adiciones de Latinoamérica, gracias al desarrollo continuo y la finalización de proyectos a largo plazo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *