Guatemala se une a IRENA y ratifica su compromiso por la transición con energías renovables

Desde el gremio local de energías renovables compartieron las expectativas que surgen en el sector privado en lo relativo a política energética, financiación y cooperación internacional. 

Es oficial. Guatemala es miembro de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). Ahora esta organización intergubernamental cuenta con 169 miembros (168 Estados y la Unión Europea).

A través del Decreto 6-2023 del Congreso de la República, publicado el pasado martes 14 de marzo en el Diario Oficial, Guatemala aprobó el Estatuto de IRENA y con ello su adhesión.

La Asociación de Generadores con Energía Renovable (AGER) saludó esta iniciativa a partir de la cual Guatemala refuerza su compromiso político por una transición energética sostenible.

En comunicación con Energía Estratégica, desde AGER destacaron que la entrada en vigencia del Decreto 6-2023 promete alinear esfuerzos locales e internacionales para el despliegue de nueva generación a partir de fuentes como eólica, solar, hidro, geotérmica y bioenergías.

Y es que los miembros de IRENA se comprometen a promover el impulso del uso sostenible de todas las formas de los citados recursos, con las prioridades nacionales y beneficios derivados de un planteamiento combinado con medidas de eficiencia energética.

Según explicó AGER, en Guatemala ya existe una Política Energética emitida por el Ministerio de Energía y Minas la cual establece como meta la generación de energía hasta un 80% con fuentes renovables, en los documentos “Estrategia de desarrollo con bajas emisiones” y “Contribución nacionalmente determinada“.

¿Qué es lo que sigue? Las metas estratégicas deberán alinearse con instrumentos internacionales para que la generación con energía renovable sea una realidad y así dar cumplimiento a los acuerdos y tratados internacionales que ahora Guatemala ratifica. Y para dar seguimiento a aquello, Guatemala deberá rendir informes en cuanto al cumplimiento de lo que el Estatuto de IRENA establece.

Ahora bien, a partir de la entrada en vigencia del Decreto, desde el sector privado también tendrían expectativas sobre la llegada de más financiación y cooperación técnica para impulsar más energías renovables en el país.

IRENA es una organización intergubernamental que presta apoyo a los países en su transición a un futuro de energía sostenible y sirve de plataforma para la cooperación internacional, centro de excelencia y repositorio de políticas, tecnología, recursos y conocimientos financieros en esta materia. Los recursos podrían ser a través de asistencia técnica (cooperación técnica no reembolsable) y plataforma para el acceso de una oportunidad financiera a proyectos específicos con potencial desarrollable en el país”, indicaron desde AGER.

Y agregaron: “Lo que se espera a partir de su entrada en vigencia es que se proceda con la instalación de capacidades en cada una de las instituciones públicas que se encuentran involucradas y que puedan obtenerse algún tipo de financiamiento a través de la “Cooperación técnica no reembolsable”, que son donaciones útiles para actualización de políticas, normativas y/o indicadores que puedan dar paso a proyectos de mayor inversión, aplicables a cualquiera de los tipos de generación de energía renovable con oportunidad potencial de desarrollo en el país”.

Decreto 6-2023

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *