Fimaco ve un crecimiento del mercado bioenergético a partir de la licitación RenMDI y la autogeneración

La compañía con más de 50 años en el sector reconoce que hay muchas empresas que quieren valorizar sus residuos agrícolas y pone la mirada en la regionalización de la implementación de equipos a biomasa.


Matías Medinilla

Por

matiasmedinilla@energiaestrategica.com

La licitación RenMDI (ver pliego) volvió a activar el mercado de las energías renovables y el almacenamiento en Argentina, no sólo de la generación fotovoltaica y eólica sino también de las bioenergías, las cuales podrán competir en los dos renglones previstos de la convocatoria de 620 MW adjudicables.

Tal es así que desde el Grupo Fimaco, empresa con más de 50 años de experiencia en el sector energético, reconocieron que este llamado licitatorio, junto al reciente gran apagón que dejó sin luz a más de cinco millones de hogares, generó mayor proactividad en el mercado de la biomasa y la autogeneración. 

“Sin duda la licitación RenMDI impulsa ese tipo de equipos y brinda una versatilidad en los dos renglones de la convocatoria. Se movió mucho el mercado a pedir cotizaciones particulares y con una variabilidad de insumos”, sostuvo José García Lancheros, representante técnico de ventas de Fimaco, en conversación con Energía Estratégica

“Hay muchas empresas que quieren valorizar sus subproductos, tal como lo hace la empresa manicera Lorenzati Ruetsch Y CIA S.A en TICINO, con una caldera nuestra alimentada con cáscara de maní, acoplada a una turbina de generación eléctrica para cubrir el autoconsumo de la planta de producción y la venta de energía eléctrica en el marco del Programa RenovAr, que permite generar un ingreso extra”, agregó. 

La compañía comercializa calderas de vapor de agua y fluidos térmicos para grupos generadores de 0,5 MW a 15 MW de capacidad y diversas soluciones tecnológicas conforme a las características requeridas.

Y una de las mayores demandas de esos equipos proviene de grandes aserraderos con un elevado consumo eléctrico y que, en muchos casos, se encuentran en cola de línea, por lo que buscan valorizar los elementos sobrantes del día a día mediante la autogeneración, según explicó el representante técnico de ventas de Fimaco. 

Hecho que no sólo permitiría que haya más generación limpia a lo largo del país sino también que, de replicar el modelo de TICINO (que con la caída del SEN se mantuvo con energía al tener la posibilidad de quedar en modo isla) en pos de brindar robustez a la red. 

“Es importante que haya salido la licitación, por lo crítico que es el recurso eléctrico y para impulsar el sector industrial para la fabricación. Entonces, al poder tener el soporte de energías renovables, queremos replicar el caso de TICINO y que se vea el gran beneficio en el sistema”, afirmó García Lancheros.

Futuros retos para las bioenergías

Uno de los grandes retos que el grupo observa para el corto y mediano plazo refiere a la regionalización de la implementación de equipos a biomasa, teniendo en cuenta la tipología de insumos. Es decir que, generación de fuentes locales que sean aprovechables en cada uno de los hitos de consumo.

“Significa generar una conciencia de los grandes beneficios por el uso de las biomasas regionales, brindando soluciones tecnológicas dinámicas a la evolución de los mercados y de dichas biomasas. Y para cada una de ellas, tenemos una oferta de equipos que impacta en la generación de energía térmica o termoeléctrica hacia las demandas”, manifestó el especialista.

“El gran beneficio de nuestras líneas BoilerMax y BIO está del lado de la eficiencia energética, bajando los consumos, tecnificando el uso de un combustible dentro de una caldera y alineando la producción de vapor hacia el requerimiento. Pero sin duda  del lado de la biomasa debe haber cadenas de aprovisionamiento y disponibilidad en una cantidad y calidad que vaya a la sostenibilidad de proyectos”, complementó. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *