En la última subasta del Mercado a Término de Energías Renovables (MATER), correspondiente al segundo trimestre de este año, se han presentado dos proyectos solares fotovoltaicos para quedarse con prioridad de despacho en nodos del sistema eléctrico.

Por un lado, se trata del proyecto Chamical II, de la empresa estatal de La Rioja LED Lar. La potencia ofertada es de 10 MW pero, por una cuestión de capacidad, podrían adjudicarse 8 MW.

El otro emprendimiento fue presentado por la compañía mendocina Sinertopia. Su parque fotovoltaico se denomina Cristian. Es de 80 MW, pero la máxima potencia asignable será por 60 MW.

Según el cronograma oficial, el próximo miércoles 29 de este mes CAMMESA determinará las asignaciones. Pero este no es el paso crucial. La prueba de fuego vendrá cuando los adjudicatarios tengan que hacer efectiva su asignación, depositando una caución de 250 mil dólares por MW. Ese hito se dará el 12 de agosto. Si el dinero por la garantía no aparece, la asignación queda sin efecto.

Asiduos competidores del MATER consultados por este portal confiaron que sería toda una sorpresa si hubiera asignaciones en firme. Desde el último trimestre del 2018 a esta parte, no hubo adjudicaciones concretas, en mucho de los casos porque los adjudicatarios no depositaron cauciones.

Fuente: CAMMESA

De hecho, tal como adelantó este portal de noticias, en ese lapso se dieron de baja cuatro proyectos por desinterés de las propias empresas adjudicatarias (ver nota).

Sin embargo, algunas de las fuentes consultadas señalaron que a partir de la última oferta presentada por el Gobierno argentino a los bonistas para la reestructuración de su deuda, ya se empieza a respirar un clima de inversiones más benevolente.

Complementariamente a ello, son cada vez más los Grandes Usuarios del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) que se salen de las compras conjuntas estatales de energía limpia para pasarse al mercado privado. Los precios que ofrecen los PPAs bilaterales son más competitivos. Ese sin dudas es un factor importante para la continuidad del MATER.

En lo que coincidieron la mayoría de los empresarios consultados por Energía Estratégica es que el Gobierno nacional debería flexibilizar los requisitos que se les exige a las empresas. Uno de los más señalados es el dinero de garantía para mantener la oferta. Consideran que 250 mil dólares por MW es demasiado.