Ex funcionario analizó pros y contras del mercado de carbono previsto en la Ley Ómnibus de Milei

Franco Blatter, ex subsecretario de Tecnologías para la Sostenibilidad de Santa Fe, consideró positiva la incorporación de la herramienta, pero planteó que existen puntos débiles como la magra cantidad de artículos sobre el tema y la falta de algún mecanismo de certificación local.

El Poder Ejecutivo de Argentina modificó su proyecto de ley de “Bases y Puntos de Partida para La Libertad de los Argentinos” (Ley Ómnibus) tras consensuar con los bloques políticos de la oposición durante y luego de la Plenaria en Diputados. 

Uno de los puntos que la gestión de Javier Milei retocó antes de enviar la versión final de la iniciativa al Congreso, fue el artículo destinado a la transición energética y la creación de derechos de emisión de gases de efectos invernadero (GEI).

Si bien se mantiene la idea de avanzar con tal herramienta para cumplir con el Acuerdo de París y el compromiso asumido en la 28a Conferencia de las Partes (COP 28), la novedad es que se incluyó a las provincias en las mesas técnicas de trabajo (junto al sector privado, académico y civil) para el diseño del modo de asignación de derechos de emisión y la implementación del modo para establecer sus límites anuales. 

Es decir que, en caso de que se apruebe el proyecto de ley, el Poder Ejecutivo Nacional tendrá la facultad de asignar derechos de emisión de GEI a cada sector y subsector de la economía compatibles con el cumplimiento de las metas comprometidas por el país para el 2030 y sucesivas. 

Franco Blatter, ex-subsecretario de Tecnologías para la Sostenibilidad de Santa Fe y actual Integrante de la Fundación Economía Social y la Cooperativa de Trabajo Regeneractivo, conversó con Energía Estratégica y aportó su mirada sobre las oportunidades y desafíos existentes para la concreción del mercado de carbono en Argentina. 

“Los mercados de carbono son una herramienta fundamental para la transición energética porque, como toda herramienta financiera o que apalanca el desarrollo de nuevos proyectos, siempre es bienvenida. Es un instrumento necesario”, aseguró.

“Las experiencias latinoamericanas ya avanzaron, pero Argentina aún se encuentra en un blanco legal. Por lo que es positivo que el proyecto de Ley Ómnibus tome el tema, a la par que da lugar a un gran debate y le abre una nueva herramienta a la transición energética”, agregó. 

Cabe recordar que este tipo de mecanismos tiene su complejidad y, a lo largo del mundo, existen dos claros tipos de mercados de carbono: los voluntarios en los que agentes privados, civiles y cualquier entidad acuerda participar; o aquellos en los que existe una obligatoriedad o son regulados. 

“El primero de ellos tiene una carga similar a una estrategia que pudiera tener una empresa hacia la carbono neutralidad. Mientras que el segundo es clave y por el que se hace fuerza, principalmente por el Acuerdo de París y los acuerdos climáticos, de tal forma que ya existe en varios países de la región, como por ejemplo Brasil, Colombia o México”, aclaró Blatter. 

De todos modos, el ex-subsecretario de Tecnologías para la Sostenibilidad de Santa Fe reconoció que, más allá de considerar positiva esta iniciativa del gobierno nacional, aún existen una serie de falencias y faltantes a resolver. 

“Tiene sólo cuatro artículos sobre el mercado de carbono, por lo que es muy difícil regular algo complejo de esa forma. Por eso, a este proceso le faltará acercar más iniciativas, engrosar el PdL y que debería concluir en una ley propia sobre mercados de carbono”. subrayó.

Asimismo, apuntó a la falta del establecimiento de algún mecanismo de certificación local, hecho que podría limitar la cantidad de actores de distintos subsectores de la economía que participen en este proceso ya que podrían quedar relegadas al tener la dificultad de abonar una certificación internacional. 

“Otro elemento faltante es el rol del sistema financiero tradicional, si deberán generar líneas de crédito, establecer instrumentos específicos o participar en proyectos”, señaló. 

“Tampoco hay mención sobre la educación financiera climática, sumado a que la norma debería especificar cómo se acompañará y ventajas para aquellas entidades que quizás no desean participar del mercado de derechos de emisión de GEI pero sí producir productos bajos en carbono”, concluyó. 

2 Comentarios

  1. Victor Videtta

    En definitiva tenemos mas problemas q antes , es decir no hay , no hay inversores , no hay normativas , NO HAY NADA !! Somos un desastre , nunca definimos nada , como me dijo un inversor : UDS TIENEN MAS PROBLEMAS CADA DIA!! Y nunca definen nada !!! Y tiene razon !!! Nunca definimos NADA !! Asi andamos !!

    Responder
  2. Guillermo Genta

    Estoy investigando las experiencias de Mercados de Carbono a nivel mundial y estudiando las condiciones que debería tener un Mercado de Carbono en la Argentina para funcionar de manera segura, transparente y eficaz. Me gustaría comunicarme con Franco Blatter vía mail (guillermo.genta@gmail.com) para intercambiar ideas a este respecto.
    Cordialmente
    Guillermo Genta

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *