Ayer, a partir de las 11 de la mañana, comenzaba una nueva reunión de Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados de la Nación. Allí, tal como se suponía, se trató y dictaminó el proyecto de Ley de Generación Renovable Distribuida (ver en línea).

La propuesta atravesó un largo proceso que partió por discusiones internas entre legisladores y que se amplió absorbiendo sugerencias de diferentes actores de relevancia en el universo energético argentino, tanto del sector privado como del público –por caso, el Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

La propuesta lleva la firma de cuatro diputados de distintos bloques que pasaron a integrar un inter-bloque luego de este proceso de diálogo, se trata de: Juan Carlos Villalonga (Cambiemos); Néstor Tomassi (Justicialismo); Luís María Bardeggia (Frente para la Victoria); y Jorge Taboada (Chubut Somos Todos).

“Es un momento importante de valoración de la instancia lograda”, destacó Bardeggia en contacto con Energía Estratégica, poco después de que se dictaminara el texto.

Lea también: «Con retoques, mañana se dictamina el proyecto de Ley de Generación Distribuida»

“Finalmente el objetivo ansiado de la construcción de un proyecto común fue logrado”, enfatizó el legislador, uno de los primeros – junto a Villalonga- en comenzar con esta iniciativa.

Ahora, el proyecto espera tratamiento en la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Según la óptica –optimista- de Bardeggia, el proyecto de Ley avanzará rápidamente por este comité dado el proceso de debate por el que fue sometido, el cual dejó saldadas muchas inquietudes.

Del mismo modo, para el legislador, “es totalmente factible la media sanción de la Ley en lo que resta del año”. Cree que una vez dictaminado el proyecto en Presupuesto y Hacienda, será buena la recepción del recito para con este proyecto apuntado a habilitar a todo usuario residencial, comercial e industrial la inyección de energía renovable a la red eléctrica.

Capítulo made in argentina

Entre las modificaciones que tuvo el proyecto luego de su paso por la Comisión de Energía y Combustibles, se incorporó el Capítulo 7, que apunta a la creación del “Régimen de Fomento para la Fabricación Nacional de Sistemas, equipos e Insumos para Generación Distribuida a partir de fuentes renovables, en adelante “FANSIGED” en la órbita del Ministerio de Producción u organismo que lo reemplace en el futuro”.

“Las actividades comprendidas en el FANSIGED –habilita el Artículo 33- son: investigación, diseño, desarrollo, inversión en bienes de capital, producción, certificación y servicios de instalación para la generación distribuida de energía a partir de fuentes renovables”.

Lea también: «El debate del proyecto de ley de generación distribuida mediante energías renovables»

Por otra parte, como otro punto a destacar, se quitó la palabra “bidireccional” de todo el texto de la Ley y que figure sólo “equipo de medición”, a fin de que la interpretación sea más amplia y que se pueda aplicar más de un medidor en caso de que se establezca jurisdiccionalmente.

Esta determinación se tomó luego de la gran controversia que trajo el tema de que si en cada conexión de generación renovable distribuida se debían instalar dos medidores o sólo uno bidireccional.

Según las entidades que aglutinan a buena parte de las prestadoras del servicio eléctrico del país, como FACE y ADEERA, es imprescindible el uso de dos medidores para que no se vea alterada su rentabilidad en concepto de operación, mantenimiento e inversión en redes (VAD). Pero otros actores se oponían a esta exigencia. Finalmente se llegó a dicho acuerdo.