“Cauchari está 100% terminada, pero lo que estamos esperando es que nos permitan cerrar el seccionador y poder empezar con los ejercicios de generación y carga de los sistemas”, explica a Energía Estratégica Carlos Oehler, presidente de la empresa del estado jujeño, JEMSE, adjudicataria de la obra de 300 MW durante la Ronda 1 del Programa RenovAr.

El funcionario asegura: “la demora en la habilitación de la planta seccionadora nos está arrastrando a postergar los plazos. Porque nosotros no estamos pudiendo hacer las pruebas de energización de la planta”.

Según Oehler, a fines de este mes las obras eléctricas de Altiplano, que conectarán a las centrales Caucharí I, II y III –de 100 MW cada una-, estarían finalizadas a fin de mes. Luego ellos llevarían a cabo trabajos de energización que demorarían entre 20 y 30 días; por lo que a fines de abril el parque solar estaría operativo.

Pero la medida del Gobierno argentino de ‘cuarentena total’ para la gran mayoría de actividades hizo que estas obras se suspendieran. Ahora, en el mejor de los casos el mega-parque de 1,2 millones de paneles fotovoltaicos, emplazados en el departamento de Susques, a 4.000 metros sobre el nivel del mar, entre en funcionamiento a principios del segundo semestre.

Sobre la posibilidad de que la Provincia exija la aplicación del take-or-pay, es decir que el Gobierno nacional pague por la energía por más que esta no se entregue a la red eléctrica dado que el parque ya está en condiciones de inyectar, Oehler descarta esta posibilidad.

Explica que por contrato Cauchari está obligada a entregar energía y comercializarla con el SADI a partir de los 30 días posteriores desde que se produce la habitación comercial de la planta seccionadora.

“Ni CAMMESA –reguladora del sistema eléctrico- nos puede reclamar incumplimientos de contrato ni nosotros podemos iniciar algún reclamo hasta que no se termine la obra eléctrica”, indica.

200 MW más en dudas

Cabe recordar que una de las prioridades de la Provincia de Jujuy para este año es continuar avanzando en la ampliación de Cauchari, pasando de 300 a 500 MW en virtud del Decreto 476/2019.

Una fuente ligada a la obra y a la Provincia de Jujuy comentó a Energía Estratégica que las negociaciones por estos 200 MW con el Gobierno nacional siguen en pie, pero que “todo está supeditado a lo que ocurra con la negociación de la deuda”.

Esta ampliación cuenta con la promesa de un crédito de la banca china Eximbank para su apalancamiento. Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran que si la renegociación de la deuda fracasa y Argentina entra en default, el financiamiento quedará suspendido.