¿Cuántos MW eólicos ya tienen instalados en México?
En México, tenemos operativa la central Eólica del Golfo 1 de 70 megavatios, donde logramos operación comercial en noviembre del año pasado.

En este mercado, ¿tienen actualmente proyectos en construcción?
Sí, participamos de un proyecto de 90 megavatios. Esto es en sociedad con Vive Energía y también con el Grupo español ACS.

¿Planean inaugurarlo el próximo año?
Sin duda, tenemos previsto iniciar operación comercial este proyecto de 90 megavatios en abril de 2020. Con este nos adjudicamos PPA’s en la primera y segunda subasta de energía eléctrica a largo plazo.

¿Y proyectos en desarrollo?
Tenemos un portafolio con proyectos de diferentes escalas que suman más de 1500 megavatios en desarrollo, en diferentes partes del país.

De este volumen, esperamos que uno de los parques más avanzados entre en operación en 2021.

¿Evalúan competir en los concursos eléctricos de la iniciativa privada? Ya están activas dos convocatorias, una de Bravos Energía y otra de Vitol.

Hemos evaluado seriamente estos mecanismos y nos hemos decidido por participar en uno de ellos con la idea de ir contratando capacidad de nuestro tercer parque eólico que esperamos entre en operación comercial en 2021.

¿Qué nuevas posibilidades de desarrollo eólico identifican en Mexico?
En México, diferentes partes de la República cuentan con gran potencial para eólica onshore. Guardamos especial interés en proyectos en la Península de Yucatán donde vemos proyectos con mucha viabilidad luego de hablar con distintos posibles clientes y con bancos que nos permitirían avanzar aún en un marco sin subastas y con PPAs privados, PPAs virtuales o con suministradores de energía con los que ya estamos en diálogos avanzados.

¿Han perdido competitividad los parques renovables a partir de las modificaciones en los criterios para adquirir CEL?
Si es algo que ha causado incertidumbre en la industria porque hay muchos desarrolladores y demás empresas que ya contaban con ingresos asociados a los certificados de energías limpias, que hoy están en tela de juicio. En nuestro caso, los proyectos que tenemos en la operación y en construcción los CEL no eran elemento de nuestro modelo Financiero, particularmente en estos parques no es algo que nos modifique directamente, pero sin dudas es algo que nos puede afectar o más bien que nos obliga a hacer ajustes hacia delante de tal manera que no contemplemos ese ingreso.

Por el momento, entonces sólo están evaluando vender energía renovable a partir de sus parques eólicos y no certificados de energías limpias…
Es así. Estamos atentos a cómo se resuelve ese tema, entendemos que hay conversaciones con el nuevo gobierno en esta materia para que pueda haber un cambio. De momento, estamos siendo prudentes para no agregar los CEL al menos en el mediano plazo.

¿Qué otros temas necesitan ser destrabados por el Gobierno federal o la CRE para asegurar la continuidad de mecanismos de incentivo y promoción a parques de generación renovable?
Hay mucho todavía que se puede hacer en materia ambiental y regulatoria, porque se han convertido en un cuello de botella para proyectos en la zona donde trabajamos. Nosotros quizás hemos corrido con suerte porque tenemos una gestión social con las comunidades muy cercana que ha evitado que nuestros proyectos se detengan.

Pero en otros casos, hay juicios de nulidad y hay amparos de distintos interlocutores. Yo creo que ahí hay algo que sí se puede destrabar y las autoridades deben avanzar en el tratamiento del tema para que proyectos no queden en stand by por temas sociales o ambientales que tienen solución pero que no se resuelven rápidamente por comunicación federal, estatal y municipal.