Este portal de noticias adelantó que durante el presente mes de abril se publicaría la ‘Hoja de ruta para el despliegue de la energía eólica costa afuera en Colombia’. Efectivamente, ayer, el Gobierno dio a conocer la versión definitiva (descargar).

Al igual que en su etapa de borrador, la cual recibió más de 280 recomendaciones y sugerencias, la versión final de esta iniciativa propone un despliegue ‘alto’ y ‘bajo’ del posible crecimiento de la eólica marina. La diferencia de cada escenario dependerá de la intensidad con la que el Estado se proponga desarrollarla.

“El escenario alto, asume que la energía eólica costa afuera se desarrolla a escala comercial a través de una licitación o proceso competitivo específico de tecnología dedicada. Para lograr volúmenes significativos en el período 2040-2050, se supone que se debe llevar a cabo un programa importante para construir la capacidad de transmisión necesaria”, indica la hoja de ruta.

Y puntualiza: “Esto demuestra la necesidad de establecer los «componentes del marco regulatorio» antes de que, tanto los proyectos de adopción temprana, como los proyectos comerciales, se desarrollen de manera eficiente y oportuna. Los plazos de desarrollo de aproximadamente entre 5 a 7 años son generalmente alcanzables en mercados emergentes”.

El ejercicio indica que, en 2030, la capacidad eólica marina aumentará en comparación con el escenario de caso bajo de 200 MW a 1 GW, “lo que indica un primer proyecto único más grande o un segundo proyecto de tamaño mediano”.

Para 2040, la proyección del escenario alto es llegar a los 3 GW, “bajo el supuesto de que un proyecto de escala comercial (1 GW) y dos proyectos más pequeños (0.5 GW), o una combinación similar, logren una operación comercial”. “Se requerirán actualizaciones de transmisión dedicadas”, advierte el documento.

Luego, para 2050, el objetivo aumenta entre 6GW a 9GW en total. “Este aumento sustancial supone que se persigue un programa de adquisiciones significativo, requiriendo un desarrollo coordinado de transmisión con posiblemente más proyectos flotantes conectados a través de líneas radiales en las zonas occidental y central”, advierte la hoja de ruta desarrollada con el apoyo del Banco Mundial y del gobierno británico a través de la consultora británica Renewables Consulting Group.

Según indica el Gobierno de Colombia, el recurso eólico costa afuera presenta una estabilidad más alta que en tierra, por lo que permite una mayor generación de energía. “Típicamente un proyecto eólico costa afuera puede generar energía hasta 55% del tiempo, pero en Colombia este valor alcanza casi 70%”, precisan.

Esto se explica, señalan, porque en la Costa Caribe la velocidad del viento es de talla mundial, se supera el promedio mundial y se alcanzan valores de 13 m/s.

Grosso modo, se estima que Colombia tiene un potencial de 50 GW con los proyectos eólicos costa afuera, que pueden traer inversiones importantes al país del orden de US$27 billones, apalancar diferentes eslabones de la cadena de suministro e impulsar el desarrollo portuario.

Desde el Gobierno adelantan que, a principio de mayo, se llevará a cabo una jornada de socialización de las conclusiones de ‘Hoja de ruta para el despliegue de la energía eólica costa afuera en Colombia’, “para así abrir el camino a los primeros desarrollos eólicos costa afuera en Colombia”, confían desde el Ministerio de Minas y Energía.