Chile confirma más licitaciones para ampliar su sistema de transmisión eléctrica

El gobierno publicó fijó más de 20 obras nacionales y zonales correspondientes al Plan de Expansión del año 2022, que deberán iniciar su proceso de subasta en los doce meses siguientes.


Matías Medinilla

Por

matiasmedinilla@energiaestrategica.com

El Ministerio de Energía de Chile confirmó que se licitarán más obras de ampliación de transmisión eléctrica, tanto a nivel nacional como zonal, correspondientes al Plan de Expansión del año 2022. 

A través de la publicación del Decreto Exento N° 4/2024 en el Diario Oficial (DOF), el gobierno fijó veintidós proyectos que deberán iniciar su proceso de licitación en el transcurso de los doce meses siguientes y otras 2 obras que deben ser objeto de modificaciones. 

Cabe aclarar que el Informe Técnico Final del Plan de Expansión 2022 de la Comisión Nacional de Energía se publicó a mediados del 2023 después de finalizado dicho año, por lo que no sorprende que recién ahora se publique el mencionado decreto y se anuncie la convocatoria para los próximos meses. 

¿Qué se licitará del Plan 2022?

La ampliación de la infraestructura prevé la incorporación de alrededor de 3690 MVA de capacidad, la mayoría en el sistema de transmisión nacional (2800 MVA), y más de MMUSD 142,99 de inversión referencial. 

Las obras de ampliación del transporte eléctrico nacional de Chile finalmente serán 10 y las mismas cuentan con un plazo de ejecución que varía entre 30, 36, 48 y 60 meses, en tanto que la vida útil superará los treinta años y, en algunos casos, está previsto que alcance hasta casi las cinco décadas. 

Tales proyectos tienen un valor de inversión (VI) referencial de aproximadamente MMUSD 90, pero sólo se aclara que sólo dos deberán permitir una capacidad de transmisión 2800 MVA, siendo los casos del tendido segundo circuito 2×500 kV Ancoa – Charrúa (1700 MVA) y el aumento de capacidad de la línea 2×200 kV Mulchén – Los Notros (tramo Mulchén – Digüeñes – 1100 MVA). 

La primera de esas obras mencionadas es la que abarcará el mayor porcentaje de la inversión, ya que ocupará poco más de MMUSD 60 de los MMUSD 90 totales entre todo el listado de expansión nacional. 

Por el lado del sistema de transmisión zonal, el DE N° 4/24 diferencia en cinco áreas (B, C, D, E y F) definidas en la resolución exenta Nº 244, de fecha 9 de abril de 2019, de la Comisión, que «Aprueba Informe Técnico de Calificación de Instalaciones de los Sistemas de Transmisión para el período 2020-2023».

El sistema B comprende dos instalaciones que se encuentran interconectadas entre las subestaciones Diego de Almagro y Quillota del Sistema Eléctrico Nacional: La ampliación en S/E Taltal (NRT ATMT) y la expansión en S/E San Juan 66 kV (BPS), que incluye el reemplazo de transformadores y el seccionamiento de la línea 2×66 kV Pan de Azúcar – Guayacán. 

Ambos proyectos cuentan con un plazo de ejecución obligatoria de 36 meses, una vida útil de 25 y 26 años, respectivamente y más de MMUSD 12,94 de VI para añadir alrededor de 60,2 MVA de capacidad. 

El sistema C también contempla dos emprendimientos de más de 30 años de vida útil, en este caso entre las S/E Quillota y Cerro Navia del SEN, por casi MMUSD 6 de inversión referencial que servirán para añadir 128 MVA en capacidad de transformación. 

Mientras que para el área D (entre las subestaciones Cerro Navia y Alto Jahuel) sólo se licitará una obra de transmisión, puntualmente la aplicación en S/E Recoleta, con plazo de 36 meses y una vida útil de 34 años.

Dicho proyecto tiene un VI referencial USD 4.858.084 y consiste en el aumento de capacidad de la subestación Recoleta mediante la instalación de un nuevo transformador 110/12 kV y 50 MVA de capacidad con Cambiador de Derivación Bajo Carga (CDBC), y sus respectivos paños de conexión en 110 kV y media tensión. 

Las infraestructura a subastar entre las S/E Alto Jahuel y Temuco (Zona E) estará compuesta por la expansión de las subestaciones eléctricas Retiro, Andalién, Pucón, Villarrica y Lastarria, las cuales tendrán un plazo de construcción de 36 a 60 meses. 

El monto necesario para ello rondaría los MMUSD 26,18 y se deberán instalar y configurar diversos transformadores, barras seccionadas y de transferencia que, en su conjunto, superen los 680 MVA. 

En tanto que las obras de ampliación del sistema de transmisión zonal F incluye la expansión en las S/E Purranque y Ancud (ambas con plazos de construcción de 36 meses) que suman USD 7.935.623 de VI y 26 MVA de capacidad con Cambiador de Derivación Bajo Carga (CDBC).

Además, el documento presenta un par de obras de expansión que, habiendo sido establecidas con anterioridad en planes de expansión del 2019 y 2020, deben ser objeto de modificaciones: 

  • Nueva línea 2×500 kV Entre Ríos – Ciruelos, energizada en 220 kV y Nueva LT 2×500 kV Ciruelos – Pichirropulli, también energizada en 220 kV. 
  • Habilitación segundo circuito línea 2×110 kV San Pedro – Quillota.

El el caso del primer proyecto se opta por el cambio en lugar de la incorporación de una obra de ampliación que la complemente, con el propósito de capturar eficiencias en términos de economías de escala y ámbito en su ejecución, así como la generación de condiciones de mayor competencia en su proceso de licitación y adjudicación.

Mientras que la segunda se debe a que la obra fue licitada por el Coordinador en dos oportunidades, sin éxito, pero se mantiene la necesidad de su construcción; sumado a que se incorporar la ampliación en S/E Quillota 110 kV. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *