(Bloomberg) — Después de décadas de incentivos gubernamentales, la energía eólica y solar han crecido lo suficiente como para que los fabricantes y promotores se vuelvan cada vez más eficientes y reduzcan los costes. Ahora probablemente pueden sobrevivir sin ellos, dijo Gates en una entrevista con Bloomberg Television.

“Los beneficios fiscales ahí deberían trasladarse a cosas más restrictivas como el almacenamiento de energía, la energía eólica marina, que todavía tiene un precio prémium enorme”, dijo Gates, quien copreside un grupo global de líderes empresariales, políticos y científicos creado en 2018 para fomentar las inversiones que ayuden al mundo a adaptarse al cambio climático.

Lea también: «Bill Gates opina que las energías renovables no bastan para paliar el cambio climático»

Estados de Estados Unidos, como Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts, consideran los planes de parques eólicos marinos en el Océano Atlántico elementos cruciales para eliminar los combustibles fósiles y combatir el cambio climático. Pero los costes de construcción de parques eólicos marinos siguen siendo casi el doble que los de tierra. Entretanto, el almacenamiento de energía es clave para permitir que las plantas eólicas y solares distribuyan energía incluso cuando llega la noche o no hay brisa. Pero las baterías grandes siguen siendo caras también.

“El progreso en energía solar y eólica es muy útil”, dijo Gates. “Pero el sol no brilla las 24 horas del día”.