Análisis: Generadoras privilegian el mercado ocasional por sobre licitaciones en Panamá

Los pagos serían más atractivos que en el mercado de contratos, salvo algunas excepciones. Con el ingreso de Gatún en 2024, se espera que se revierta la situación.


Nanda Singh

Por

nandas@energiaestrategica.com

«Hoy, el mercado ocasional está altísimo. Por eso, los generadores no quieren agarrar contratos ni les interesa participar de licitaciones», advirtió un consultor energético del mercado eléctrico panameño.

En conversación con Energía Estratégica, el consultor compartió su análisis indicando que en las últimas licitaciones de corto plazo la participación ha sido baja y se teme que ocurra lo mismo cuando se convoquen las de largo plazo.

«Porqué van a ofertar 70 Balboas por MWh en una licitación, si en el mercado spot están recibiendo más de 100 y hasta 300 o 400 Balboas por MWh», subrayó.

Cuando se acerque el momento en el que la planta de gas de Gatún entre en operación, el referente consultado observó que el escenario podría revertirse y que en el mercado ocasional se depriman los precios: «Se les acabará la fiesta», indicó.

Y explicó: «Va a ocurrir que los generadores térmicos e hídricos que hoy en día están poniendo altos costos el mercado ocasional no van a ser despachados; porque, al estar la planta de Gatún, sacará del despacho a las más caras».

«Esto tampoco quiere decir que Gatún será barata, sino que será menos cara que otras centrales. La clave siguen siendo las licitaciones».

Ahora bien, el consultor también señaló que, para que los mecanismos de licitaciones sean exitosos, se debe reforzar la credibilidad del mercado de contratos que estaría siendo puesto en duda por algunas resoluciones a las que se habrían llegado este año y que irían en contra de honrar los contratos tal cual se adjudicaron.

Tal es el caso de la Resolución AN N° 18246, vinculada a la Licencia definitiva del proyecto Gas to Power Panamá (GTPP), del 17 de febrero del 2023. A partir de la cual, empresas como SINOLAM y Enel se verían favorecidas por la continuidad de un contrato que no se había cumplido, la reducción del tamaño del proyecto comprometido y un precio de contrato «que data de hace 8 años» y sería más alto que lo que se podría obtener en una licitación a largo plazo donde compitan energías renovables.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *