El 2019 no fue un año fácil para Chile, sin embargo, las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) lograron cerrar una buena década, acercándose a pasos agigantados a la meta del 20% de participación de la matriz que por ley está propuesta para el 2025.

Pero el camino no está completo. Para seguir avanzando hacia la transición energética total del país, debemos corregir el Impuesto Verde para generar un real desincentivo en la construcción de centrales contaminantes, como también regular la generación a Diésel innecesaria para el sistema, que se sigue instalando en gran escala (a la fecha hay 550 MW en construcción y 3.000 MW en operación).

Chile tiene un potencial único en energías renovables y comienza un movido 2020 para seguir avanzando en su desarrollo y diversificando la matriz energética.

Sobre esto, y mucho más, se conversó en la Conferencia de Prensa Anual de ACERA (Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento). Encuentro característico del sector que reúne a los directivos de la entidad con los principales medios de comunicación a nivel nacional.

Su Presidente, José Ignacio Escobar, la Vicepresidenta, Paola Hartung y el Director Ejecutivo, Carlos Finat fueron los encargados de comentar a los presentes los hitos que vivió la asociación durante 2019 y los desafíos para este nuevo año.

A diciembre de 2019 las ERNC constituyen el 23,3% de la capacidad instalada del país, y aportaron el 19,4% de la generación eléctrica del año, de esta forma, la generación ERNC equivale al 48% de la demanda regulada (<500 KW) durante ese año.

Asimismo, durante diciembre de 2019, la máxima participación horaria ERNC alcanzó un 47,2%, y se produjo a las 16.00 horas del 25 de diciembre. Este peak estuvo compuesto por un 58% de energía solar y un 30% de energía eólica, entre otros. Puedes revisar estos datos y más en las Estadísticas de ACERA.

ACERA se ha destacado siempre por ser partícipe en los temas más relevantes de la industria y así lo refuerza el Presidente de la Asociación, José Ignacio Escobar. “El 2002 será el año de las ERNC, adelantándose a su meta de participación en la matriz energética cinco años. Pero aún hay varios temas que trabajar, como la modificación al impuesto verde, regular el desarrollo de centrales Diésel, el ingreso del almacenamiento y la robustez de las líneas de transmisión, entre otros. Esperamos que estos temas que hemos puesto sobre el tapete sean los que mantengan la agenda energética caliente durante el resto de 2020, y podamos ir avanzando en cada uno de ellos. Ojalá, hacia fin de año, cuando hagamos un nuevo balance, estos hayan sido abordados y resueltos para el mayor beneficio del sector y los consumidores”.

Pero las ERNC no sólo entregan grandes números, también tienen un fuerte compromiso con la sociedad, empatizando y actuando ante las demandas del país, pero aspirando siempre a soluciones a largo plazo, bien pensadas y respaldadas por estudios públicos.

“ACERA, como representante del sector de las energías renovables, es parte de la sociedad chilena y, en ese sentido, debemos reconocer que el año 2020 será muy especial, donde no solamente vamos a enfrentar los temas habituales de la industria, sino que trabajaremos bajo el contexto de la construcción de una posible nueva constitución y, por cierto, de responder a las demandas que la sociedad ha planteado”, comentó el Director Ejecutivo, Carlos Finat.

En línea con lo anterior, se vuelve relevante la participación de todos los actores para construir una industria consolidada y contar con una matriz 100% renovable en el menor plazo posible. Así lo entiende la Vicepresidenta de ACERA, Paola Hartung, quien destacó lo importante que es que todos seamos parte de la transición energética, incluyendo a los comunicadores. “La prensa especializada también debe ser parte activa de este proceso, no puede ser un espectador. Es necesario que participe en todos los desafíos que tenemos por delante, tanto regulatorios, comunicacionales, comunitarios y sociales”.

El 2020 no será, probablemente, un año fácil, pero las energías renovables esperan ser parte de la solución, con el compromiso, calidad y eficiencia que han demostrado como sector. Hace no tanto tiempo, la industria fue reticente a los cambios, ¿cómo afectará al sistema el ingreso de las nuevas energías limpias?

Se preguntaron cada vez que surgía una tecnología nueva o una forma distinta de hacer las cosas, pero se ha demostrado con hechos que, al parecer, quienes no estaban preparadas eran las personas. En ACERA apostamos a un futuro 100% renovable y estamos convencidos de que, tal como se eliminaron los mitos en torno a las ERNC -de que eran caras e inestables-, bajarán las barreras que actualmente no permiten un mayor y más rápido desarrollo de importantes energías limpias como la geotermia, pump storage, de los mares y, por supuesto, del almacenamiento de energía, el mejor complemento de las renovables.