5° aniversario de la Ley de Política Energética de Puerto Rico: Mano a mano con sus autores

Larry Seilhamer y Eduardo Bhatia, piezas claves en el armado de la iniciativa legislativa que sentó las bases para un futuro eléctrico sostenible en el archipiélago.

Puerto Rico conmemora el quinto aniversario de la aprobación de la “Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico” Ley Núm. 17 de 11 de abril de 2019, aquella que permitió cortar con el monopolio estatal, abrir el mercado a la competencia y empezar a trazar el rumbo hacia un sistema eléctrico resiliente, confiable, robusto y 100% renovable.

Las metas “agresivas” que fijó esta ley respondieron a la necesidad y urgencia de los puertorriqueños tras el embate de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017, que requirió revertir no sólo el colapso del 80% de la red de transmisión y distribución, sino mucho más.

LEY 17-2019

Para conocer más sobre la formulación de aquella iniciativa, las motivaciones y mirada integral, Energía Estratégica propuso una entrevista a sus autores y principales promotores Lawrence N. «Larry» Seilhamer Rodríguez, exsenador por el Partido Nuevo Progresista, y Eduardo Bhatia Gautier, exsenador por el Partido Popular Democrático y expresidente del Senado de Puerto Rico.

Los en aquel entonces legisladores, que trabajaron sinérgicamente aun sin comulgar el mismo ideal -ya que no pertenecen al mismo partido-, coincidieron en brindar mayores detalles sobre el detrás de escena de la ley y la visión de progreso que busca ser su legado para inspirar un futuro mejor.

EE: ¿Qué origen tiene la Ley 17?

B: Surge de un proyecto de la administración del gobernador Rosselló (hijo) para privatizar lo que son los activos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y responder a lo que ocurrió posterior a los huracanes Irma y María.

Entonces, esa pieza legislativa que se convirtió en ley, y que hoy es la razón de Genera y de Luma, inicialmente no establecía una política pública energética. Pero luego, una de las disposiciones que se incorporó en ese proyecto de ley fue la formación de una política pública energética.

EE: ¿Con qué retos se encontraron?

L: El primer reto con el que nos encontramos fue lograr incorporar en la Ley 120 que tenía otra motivación y que era que se obligara a que se estableciera una política pública energética.

Luego de haber hecho eso, el resto no fue un concepto ni una idea que origine yo ni Eduardo. Nosotros fuimos al sector que realmente tiene injerencia con la política pública como el Instituto de Competitividad y Sostenibilidad Económica (ICSE), el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico (CIAPR), Rocky Mountain Institute (RMI), entre otros. Por lo que, se cogió a todos los stackeholders y se los trajo en un mismo salón.

¿Qué reto le siguió y fue tal vez el reto mayor? La situación del monopolio dentro de la Autoridad de Energía Eléctrica que se resistía a cambios. La AEE mantenía un monopolio que se dedicaba a producir y vender energía, cualquier cosa que atentara contra eso, pues había resistencia dentro de la parte de la corporación pública. Hubo más retos algunos mayores o de las mismas características, pero fue un trabajo en conjunto que llegó a buen puerto.

EE: ¿Qué aportes consideran que permitieron un abordaje más completo de la ley?

B: Lo más importante fue que incluimos, como número uno, un elemento de un regulador al que se le añadieron fuerzas; o sea, el regulador de Puerto Rico ya había empezado unos años antes -este año se cumplen 10 años del regulador y cinco años de la ley 17, así que es un año importantísimo para Puerto Rico- y se hizo un colaborativo y en ese colaborativo participaron, hubo una apertura enorme, hasta que finalmente lo que logramos fue abrir un mercado.

Nuestro propósito era que en Puerto Rico la energía fuera un mercado abierto y que las fuerzas del mercado compitieran. Nosotros no sabíamos que unos años después iba a ver esto que vemos hoy y esto es una maravilla; o sea, hay tantas innovaciones que se pueden dar porque esto no está limitado a unos grupos nada más o al gobierno, sino que hay tanta gente, hay tanta energía (por llamarle de esa forma) hay tanta energía del sector energético y del mundo entero que está aquí presente hoy para trabajar por un futuro mejor.

EE: Pasemos a la cocina del proyecto, ¿qué detalles nos pueden compartir?

L: Entrando en los detalles, la política pública energética de la ley 17 no está desligada de otro asunto que el cambio climático y obviamente eso fundamenta la cartera de Energía Renovable para atender lo que son las consecuencias/implicancias del cambio climático y del calentamiento global. Se habla de que hay tan solo un 3% de energías renovables en Puerto Rico en la actualidad, pero eso es falso, cuando se preparó la ley ya había 3% de energía renovable a grandes escalas, y hoy no sólo sigue creciendo la gran escala, también hay 103.000 familias en Puerto Rico que tienen sistemas de placas solares fotovoltaicas instaladas, por lo que todo eso ya excede el 3% y el horizonte es prometedor considerando los proyectos nuevos que están entrando a la red.

A mí me parece que estamos mucho más adelantados aún no para cumplir las metas intermedias pero quiero añadir que la secretaria del Departamento de Energía federal fue categórica en afirmar que para el 2050 vamos a tener 100% de energía renovable. Yo no tengo la más mínima duda, que eso se va a conseguir.

Esto que planteamos hoy para el 2050 precisamente va a forzar a que se desarrollen nuevas tecnologías de almacenamiento y de producción. Lo que hoy parece difícil va a ser algo que por gravedad, por la demanda mundial, se va a lograr en Puerto Rico.

EE: En una entrevista a Energía Estratégica que brindó Ricardo Rosselló cuando se desempeñaba como gobernador de Puerto Rico y antes de que se apruebe la ley (ver), transmitió la idea de dar un salto de generación renovable y fijar altos porcentajes como meta, ¿cómo fue el intercambio con él?

B: Hubo conversaciones con el gobernador en su momento. La idea era que tuviéramos una conversación abierta y franca con él. Él nos permitió y nos dijo «preparen todo el borrador final de lo que se convirtió la ley 17» y los porcentajes él sí quería que se incluyera al 100%; o sea, eso sí tengo que decir que la agresividad del 40% para el 2025, el 60% después para el 2035 y el 100% para el 2050, sí eso se incluyó porque vino el gobernador e insistió en que eso se hiciera; por eso, Larry y yo dijimos: vamos a incluirlo si el gobernador entiende que debe incluirse, pero consideramos que era una agenda agresiva y un calendario agresivo.

EE: En distintos mercados latinoamericanos, siempre existe el preconcepto de que el gobierno siguiente va a girar en una dirección contraria, en este caso ¿se puede decir que Puerto Rico ya tiene una política de Estado a partir de la ley 17?

L: La tiene, pero te tengo que confesar que no ha habido gobierno de otro partido desde que Roselló (hijo) estuvo, así que yo espero que si le tocara al otro partido, que sería el partido del cual yo soy miembro, espero que la continúen. Pero eso siempre es una gran pregunta que hay que mantener ahí, porque si bien yo creo que cada día que pasa se fortalece más la implementación de la ley, no le quita que haya personas allá afuera que todavía quisieran eliminar la ley y volver al régimen anterior.

EE: En lo que respecta a los avances que se lograron a partir de la ley 17, ¿qué grandes hitos destacan?

L: El avance ha sido yo creo que más de lo que yo esperaba, porque la primera parte de la ley 17 es desmontar lo que era una tradición de 70 años de un monopolio corrido por el Estado. Esa transición fue muy dolorosa cuando entró a Luma, ya con Genera fue un poco menor, pero toda esa transición tuvo retos -hubo marchas, hubo protestas, hubo de todo- pero estamos vivos, estamos bien y se ha hecho correctamente.

EE: ¿Sienten que hubo errores?

B: Sí, yo creo que han habido errores en muchas partes y el error más grande creo que ha sido la comunicación, pero ahora son todas buenas noticias. Se han abierto oportunidades para tantos jugadores extraordinarios, la innovación ha entrado, es yo lo que estoy viendo y es lo que más me impresiona. Ha habido una determinación de muchos grupos de cumplir con la ley; o sea, aún no hay grupos allá afuera diciendo “vamos a cambiar la ley y vamos a hacer otra cosa”; por el contrario, dicen “vamos a cumplir con la ley” y eso para mí tiene un valor enorme.

Ley 17-2019 Puerto Rico

LEY 17-2019

3 Comentarios

  1. Rita

    ¿Y han podido investigar como ha sido el proceso? Xq en PR esos 2 personajes han perdido el prestigio del q una vez disfrutaron. La realidad de PR no es tan romántica como ésta entrevista ✍️

    Responder
  2. Quinones

    Lamentablemente se engan̈o al Pueblo, las cosas en AEE estaban mal por falta de dinero y por exceso de politica. Actualmente las cosas estan peores por falta de personal diestro porq el dinero no es problema. Realmente no se resolvio nada lo unico que hicieron fue tratar de destruir una Union. Donde estan las mejoras? Donde esta el expertise en generacion?

    Responder
  3. ismael cubero

    y ustedes creen que estamos mejor que antes con mas apagones y mas tardanza en la reparación de las averias. donde esta la competencia para escojer otra compañia que batía se llenaba la boca disiendo que iban haber muchas para cambiarte si no daban un buen servicio por que esta no sirve. cambiaron un monopolio publico por uno privado peor. no es mucho pero me alegro un montón querían luma y genera cojan luma y genera y lo que falta adios que reparta suerte

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *