25 de septiembre 2023

10 lecciones que ayudarán a detonar la industria del almacenamiento en América Latina

En conversaciones con Energía Estratégica, Patrick Verdonck fundador de Verdonck Partners y Rhynland Energy compañías estadounidenses con alta experiencia en Battery Energy Storage Systems (BESS), destaca consideraciones esenciales para el desarrollo y expansión de esta tecnología en Latinoamérica.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

La revolución energética en el siglo XXI ha visto la emergencia del almacenamiento de energía como un pilar fundamental para un futuro más verde y sostenible. En este contexto global, América Latina, con su vasta riqueza en recursos naturales y creciente demanda energética, tiene un potencial sin precedentes para liderar en el sector de almacenamiento de energía.

Comprender la relevancia de estas tecnologías y su interacción con las dinámicas específicas de la región es esencial para aprovechar plenamente las oportunidades que presentan y abordar los desafíos que puedan surgir.

En este contexto, Patrick Verdonck fundador de Verdonck Partners (firma de asesoría de fusiones y adquisiciones y estructuración de financiamientos especializada en energía renovable) y Rhynland Energy (empresa desarrolladora de BESS), ambas basadas en Nueva York, brinda recomendaciones a inversores, compañías y desarrolladores de proyectos renovables sobre la implementación de sistemas de baterías para almacenamiento de energía, en diálogo con Energía Estratégica.

¿Qué lecciones puede brindar Estados Unidos a los países Latinoamericanos teniendo en cuenta que la industria del almacenamiento en esa región se encuentra en etapas iniciales por el alto costo que implica?

  1. Incentivos y apoyo regulatorio: en Estados Unidos, el crecimiento significativo en la implementación de BESS se ha atribuido tanto a incentivos, como a mandatos estatales y descuentos fiscales federales, como también a medidas regulatorias, destacando la Orden 841 de la Comisión Federal Reguladora de Energía (FERC) que facilita la participación del almacenamiento de energía en los mercados eléctricos. América Latina podría beneficiarse al adoptar una combinación de incentivos de mercado y regulaciones favorables, asegurando una posición competitiva para el BESS y atrayendo mayores inversiones al sector.
  2. Resiliencia y estabilidad de la red a través del BESS: en los EE. UU, el BESS no solo ha fortalecido la resiliencia de la red frente a desafíos climáticos, sino también ha optimizado el equilibrio entre oferta y demanda, suavizado la generación renovable y ofrecido servicios auxiliares vitales. América Latina, enfrentando desafíos climáticos similares y con un potencial crecimiento renovable, puede aprovechar el BESS tanto para reforzar la resiliencia de sus sistemas energéticos como para asegurar una gestión eficiente y estable de la red eléctrica.
  3. Innovación, investigación y desarrollo de la fuerza laboral: en Estados Unidos, se ha priorizado la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías y soluciones de almacenamiento de energía, promoviendo una cultura de innovación. Esta misma prioridad se ha dado a la capacitación de una fuerza laboral especializada en el diseño, instalación y mantenimiento de BESS. Fomentar tanto la investigación como la capacitación podría ayudar a otros países a mantenerse a la vanguardia de la tecnología BESS y asegurar su despliegue exitoso.
  4. Pautas de interconexión claras: en Texas, donde se está construyendo la mayor parte de los sistemas de almacenamiento de energía, los procesos de interconexión claros y sencillos han facilitado la integración de BESS a la red. La adopción de pautas estandarizadas similares en América Latina podría facilitar su conexión a la red y beneficiar a la región
  5. Almacenamiento de energía como servicio: Estados Unidos ha visto el crecimiento de los modelos comerciales de almacenamiento de energía como servicio (ESaaS), que reducen los costos iniciales para los clientes y pueden acelerar la implementación de BESS. Modelos de negocios similares podrían ser una forma efectiva de aumentar la implementación de la tecnología BESS en América Latina.

La profesionalización del sector en la instalación de sistemas de almacenamiento se presenta como un desafío en América Latina. ¿Qué consejos se podrían aplicar para afrontar este problema en estos países?

Profesionalizar la instalación de sistemas de almacenamiento en América Latina ciertamente puede presentar desafíos únicos debido a factores como la diversidad regional, las condiciones económicas, la infraestructura existente y los niveles de habilidad de la fuerza laboral. Aquí hay algunas estrategias que podrían ayudar a abordar estos problemas:

  1. Desarrollo, capacitación y estandarización: es vital actualizar la fuerza laboral a través de formación técnica y colaborar con entidades educativas. La inversión en I+D y la adopción de estándares internacionales y locales aseguran la competitividad y calidad en sistemas de almacenamiento.
  2. Asociaciones público-privadas y desarrollo de infraestructura: Es fundamental colaborar con empresas, entidades gubernamentales y la industria, tanto locales como internacionales, para financiar, apoyar y construir la infraestructura necesaria, como redes logísticas, fabricación de equipos y centros de distribución. Estas asociaciones facilitan el intercambio de recursos y experiencia, promoviendo el logro de objetivos comunes.
  3. Entorno regulatorio: hacer lobbying para obtener apoyo gubernamental y regulaciones favorables. Los gobiernos pueden ayudar proporcionando exenciones fiscales, subsidios y otros incentivos para las empresas que contribuyan a la profesionalización de la industria.
  4. Participación comunitaria: es importante involucrarse con las comunidades locales, explicándoles los beneficios de estos desarrollos y cómo pueden impactar positivamente sus vidas. Esto podría ayudar a obtener el apoyo de la comunidad, lo que puede facilitar la implementación.
  5. Modelos financieros: explorar e implementar modelos financieros innovadores como arrendamiento, pago por uso o contratos de desempeño para reducir los costos iniciales de instalación de sistemas de almacenamiento.

América Latina está en una encrucijada energética, con un potencial inmenso para liderar en el sector de almacenamiento de energía. Sin embargo, dada la diversidad del continente, es fundamental adaptar las estrategias a las especificidades de cada país o región.

Al hacerlo, la región no solo puede satisfacer su demanda energética de forma sostenible, sino también posicionarse como un referente global en esta industria emergente. La clave reside en un enfoque adaptado y visionario, que reconozca y celebre las singularidades de América Latina.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *