17 de noviembre de 2015

Gastón Fenés

Por Gastón Fenés.
[email protected]
Twitter: @GastonFenes

Un balance en el 20 aniversario del proyecto de energía solar que cambió la vida de las escuelas de Santa Fe

René O. Galiano, coordinador de Nuevas fuentes y URE, que trabaja en la Gerencia de Infraestructura de la Empresa Provincial de la Energía y es asesor de la Secretaría de Estado de la Energía Provincia de Santa Fe, cuenta todos los detalles de un proyecto pionero en materia de energías renovables.

El 12 de octubre de 1992, se inauguraba la tercera escuela fotovoltaica de la provincia, Obraje San Juan, distrito Villa Guillermina. En su momento, asistió el por entonces Gobernador Carlos Reutemann, quién luego de visitar las instalaciones, pidió hablar con el responsable del proyecto. Se comunicó con René Galiano: “esto lo vi en Europa, vamos a volver a hablar del tema”, le dijo. Al otro día, lo convocaron a la Unidad Ejecutora Provincial de Proyectos con financiamiento del Banco Mundial. Veinte años más tarde, el experto cuenta de aquella experiencia, en una entrevista con energiaestratégica.com

¿Cómo comenzó el proyecto?

El director de la Unión Europea me  entregó un informe de unas cuantas hojas y me dijo: “queremos esto, pero para todas las escuelas que no tienen luz”. Y era un trabajo que yo había presentado en la EPE en 1990 tras inaugurar la primera escuela solar en la Gallareta, donde suponía electrificar fotovoltaicamente a unas 60 escuelas muy aisladas, en cinco años. Pero ellos querían todas las escuelas, pues la provincia contaba con respaldo financiero internacional para hacerlo. Y allí sentamos las bases del desarrollo del proyecto, bajo las rigurosas sugerencias del Banco Mundial.

¿Y cómo llevaron adelante el proyecto ejecutivo?

Nos llevó hasta principios de 1994 terminarlo. Aplicamos el criterio que, como mínimo, las escuelas debían estar a más de 5 km. de alguna red eléctrica. Eso bajó la cantidad de escuelas posibles de equipar de 420 a 260 aproximadamente. Finalmente quedó en 162 escuelas a equipar ya que algunas de las 260 estaban contempladas en algún plan de electrificación rural convencional. Tuvimos que relevar una a una las escuelas. A veces nos llevaba hasta un día recorriendo caminos de tierra encontrar dónde estaba la escuela. Dibujábamos el trayecto desde el punto asfaltado más cercano (en muchos casos hasta 100 km), lo que se convirtió en una cartografía muy importante, ya que el ministerio de Educación no la tenía, y tampoco había GPS ni Google maps en aquella época. Fue un trabajo infernal, lleno de emociones, que nos permitió conocer la dura realidad social y económica de los parajes aislados donde la escuela era como un oasis en el desierto.

¿Y cómo planificaron el diseño de los equipos?

Tomamos 5 criterios  de consumos, donde los más altos eran las escuelas albergues como el caso de El Lucero- San Cristóbal, que contó con un equipo de 120 módulos FV de 48 Wp, Era una pequeña comunidad en medio del campo, donde asistían 150 chicos y vivían unas 20 personas entre maestros/as, personal de servicio, etc. Hasta una radio FM tenían. Todos los diseños los hicimos con mi equipo de aquel entonces (éramos 4 personas). Y toda la documentación que elaboramos pasó a formar parte del pliego licitatorio internacional.

Y todo esto casi sin experiencia…

Muy poca, antes de eso habíamos equipado 3 escuelas, y una cabina telefónica rural para la ex Entel. Pero contratamos al Grupo Solar del CONICET Santa FE,  quien nos capacitó en la teoría de los proyectos fotovoltaicos con una excelencia de primer nivel, tal como se tradujo luego en los equipamientos proyectados y en las condiciones licitatorias que eran inéditas en aquellos momentos y que el Banco Mundial aprobó.

¿Le dieron importancia al aspecto ambiental?

Totalmente, era una de las condiciones que solicitaba el Banco Mundial. No se hablaba de calentamiento Global todavía, pero las condiciones de sustentabilidad ya se conocían desde la década anterior. Y nosotros expresamos el impacto positivo que iban a tener más de 2000 paneles instalados, a pesar que para la provincia era un proyecto para llevar luz a las escuelas hasta que se hiciera posible llegar con la energía convencional.

¿Cómo resultó aquella licitación?

Fue internacional y  se presentaron 7 ofertas de empresas europeas o americanas asociadas en UTE a alguna empresa argentina. Fue muy reñida, y aspectos del orden societario y/o financiero determinaron el ganador. Solo un par de ofertas no cumplieron el aspecto técnico.

¿Recuerda quien la ganó y a que precios?

El ganador fue la UTE conformada por The Golden Génesis, americana, y Solartec . Y el monto fue de algo más de 2 millones de dólares /pesos de esos años.

¿Y cuanto tiempo demandó ejecutar el proyecto?

Se aprobó en 1994, se hizo el llamado licitatorio y se comenzó en junio 1995. Se terminó en septiembre de 1996.

¿Qué impacto tuvo en el mercado? ¿Recibieron nuevas consultas?

Así es, varias provincias nos solicitaron consultas: Neuquén, Salta y Buenos Aires, entre otras. Con estas última tuvimos varios encuentros de trabajo, ya que tenían, en ese entonces,  más de 500 escuelas rurales sin energía. También nos vinieron a visitar organizaciones no gubernamentales de Estados Unidos, y el NREL, el laboratorio Nacional de Energías Renovables de ese país, además de la Universidad de Sídney.

¿Y en cuanto a normativas? ¿Cuáles eran las exigencias de aquella época?

En esa década, la Standard 101 de la comunidad europea y la JPL americana. Las instalaciones eléctricas, todas bajo normativa IRAM.

¿Qué balance hace desde el punto de vista social?

Fue un cambio en la calidad de vida de la escuela muy grande. Tener luz eléctrica, dejar de lado la vela, el candil, el sol de noche o la linterna, fue algo maravilloso para esa gente que lo veía como lejano. Llegaron los teléfonos, o los equipos de radio paras poder comunicarse, y la TV,  al menos en B/N; incluso bombear agua a los tanque de distribución que se hacía a mano. Muchas escuelas tenían pesados grupos electrógenos que ya no funcionaban por falta de un adecuado mantenimiento o era muy costoso conseguir el dinero para pagar el combustible. Fue realmente un adelanto impensado en muchos casos. La provincia, luego de este proyecto tenía todas las escuelas rurales conectadas con energía ya sea por red (las que quedaron cerca), o las fotovoltaicas. Fue la única provincia que había logrado ese nivel por entonces.

¿Se pudo seguir avanzando con este tipo de proyectos?

Lamentablemente se desarrolló en un gobierno que tuvo dos partes en esta cuestión. Hasta 1994 no se hablaba de privatización. En 1995, la provincia con una nueva conducción en la EPE, decidió ser parte de las políticas privatistas del  gobierno nacional. Esto repercutió negativamente, a tal punto que pudimos hacer 3 o 4 proyectos más, el último 1999, un poblado solar en el norte santafesino. Luego se negó toda política al respecto hasta 2008, en que se empezó nuevamente a estudiar la posibilidad de aplicaciones,  que se concretaron con la llegada de la Secretaría de Estado de la Energía de la Provincia.

¿Qué experiencia te dejó el proyecto?

Fue una muestra del potencial de la energía solar en nuestro país, que tenía mucho futuro, y que valió la pena los sinsabores y amarguras que en algunas ocasiones provocó. Preparó gente en la temática (el material humano con esos conocimientos era muy escaso entonces); y demostró qué, cuando hay voluntad política, estos proyectos avanzan; pero también fue una muestra de cómo políticas erróneas pueden demorar el avance de las fuentes renovables, hoy con un futuro inmediato impresionante en el país, y con un avance ya notable en el mundo.

5 Comentarios

  1. Estimado René: Felicitaciones por lo logrado, seguramente servirá de ejemplo a muchos otros gobiernos de nuestro País. Un abrazo, Guillermo Gallo Mendoza

  2. rogelio solarino dice:

    Felicitaciones René Galiano por su empeño, que el propio Reutemann no dejó trascender en su momento, y las autoridades de la EPE se deshicieron de ella, abandonándola. Pero el ejemplo se dio, y es lo que tiene valor.

  3. rene galiano dice:

    Estimadísimo Guillermo Gallo Mendoza, maestro de las cuestiones energéticas!! Un gustazo enorme recibir tu saludo. Muchas gracias, tengo los mejores recuerdos de aquella época del Estudio Integran de la Región NEA, y nuestros encuentros en el IDEE y provincias. Te envío un gran abrazo.
    aprovecho también para agradecer los conceptos del Sr. Solarino

  4. Malena dice:

    Hola Sr. Rene Galiano, Ud. me llevó de vuelta desde Arroyo Leyes a Santa Fe, a mí y a mi amiga Romi, que habiamos ido el viernes que se hizo la jornada abierta dentro del taller de bioconstruccion que dio Jorge Belanco… no sé si recuerda… Agradecerle el aventón y que nos haya contado en el viaje algo de todo esto y bueno ahora q lo leo en mas de talle volvera felicitarlo y compartir la alegría de estar en el camino

  5. sebastián Jarupkin Mainumbi dice:

    Hola René, tanto tiempo, me mandás tu mail que necesito (y quiero) retomar contacto ?, un gran abrazo, Sebastián

Dejanos tu comentario sobre este artículo