07 de diciembre de 2017

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica
[email protected]

Trabas al biodiésel argentino: Estados Unidos confirmó las sanciones a aplicarse

El gobierno de Donald Trump impuso aranceles del 72% al combustible. Aseguran que las importaciones "perjudicaron materialmente" la economía de ese país.

La Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos ratificó una decisión negativa para la economía de la Argentina. Fijó aranceles de hasta 72,28% al biodiésel argentino, dispuestos por la Secretaría de Comercio de ese país en noviembre pasado.

La determinación está en línea con los cambios proteccionistas de le economía que impuso la administración de Donald Trump. La comisión convalidó el argumento de que los supuestos subsidios a la producción del biocombustible que existirían en la Argentina ocasionaron daños a la industria estadounidense de ese sector.
El ITC consideró que el sector productor de biodiésel estadounidense fue “materialmente perjudicado por las importaciones de biodiésel de Argentina e éIndonesia que el Departamento de Comercio ha determinado que están subvencionadas”.

Por lo tanto, los aranceles al biodiésel argentino quedaron ratificados del 71,45 al 72,28%, según lo dispuso la cartera de Comercio en noviembre último, porcentaje aumentado tras la sanción que los fijaba en un promedio de 57 por ciento.

Te puede interesarLa familia Blaquier se convierte en proveedora de derivados cítricos para Coca-Cola “Este voto afirmativo sobre el daño, junto con la determinación final de los derechos compensatorios del mes pasado por parte del Departamento de Comercio, allana el camino para las órdenes finales de derechos compensatorios a fines de diciembre”, expresaron a través de un comunicado la National Biodiesel Board (NBB), cámara empresarial que denunció en un principio a Argentina por supuestos subsidios y dumping.

Lea también: “Exportaciones argentinas de biodiesel caen más del 30% en el tercer trimestre del año”

El presidente de la NBB, Donnell Rehagen, consideró que el voto unánime “es un avance importante para abordar el daño causado por este comercio injusto de biodiesel”.

Luego analizó que la política energética estadounidense buscaba crear un campo de juego nivelado para el biodiésel nacional e importado “pero los subsidios del gobierno extranjero hicieron que sea casi imposible para los productores estadounidenses competir”.

“Estamos satisfechos de que las órdenes de trabajo compensatorias contribuyan a nivelar el campo de juego de modo que la industria nacional tenga la oportunidad de producir en los niveles que sabe que puede”, agregó.

Dejanos tu comentario sobre este artículo