15 de marzo de 2019

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

Sector bioenergético conforme con los nuevos cambios en la licitación Ronda 3, aunque considera que la participación de proyectos será baja

Empresarios ligados al desarrollo de proyectos de biogás y de biomasa celebraron la decisión de la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación de modificar algunos aspectos del Pliego de la nueva subasta. Observan que los cambios alentarán a una mayor participación, aunque consideran que el nivel de ofertas será bajo.

“El cambio está perfecto. Hay que destacar que la Subsecretaría Energías Renovables tomó nota no sólo del planteo del sector de la bioenergía, sino también el de las distribuidoras y cooperativas y actuaron en consecuencia”, destaca Francisco Della Vecchia, responsable del Área de Biogás en la Fundación Energizar y Socio gerente de IFES SRL, en diálogo con Energía Estratégica.

El desarrollador de proyectos de bioenergías se refiere al cambio que el Gobierno realizó sobre la licitación de energías renovables Mini Ren Ronda 3, a través de la publicación de la Resolución 90.

Para el especialista fue atinado que desde ahora sea CAMMESA la que compre la energía de los proyectos, y no las distribuidoras y cooperativas.

Tanto las centrales de biogás -160 USD/MWh precio máximo- como la de biomasa -110 USD/MWh-, por sus precios relativos de operación, son tecnologías más caras que la eólica y la solar -60 USD/MWh-, por lo que las empresas proveedoras de electricidad preferían optar por estas últimas.

Della Vecchia explica que en algunos casos podían verse sitios con gran recurso pero de un número reducido de habitantes. Por lo cual, las distribuidoras o cooperativas que proveen esos pueblos no pueden trasladar el precio de una central de bioenergía a sus abonados.

“Ahora, repartir el valor de la energía a toda la demanda para reemplazar tecnologías que funcionan a costos muy altos es mucho más lógico”, indica.

Sin embargo, el especialista lamenta que esta modificación no se hubiera hecho hace más tiempo.

Si bien ahora la fecha de presentación de ofertas será el próximo 30 de mayo (en lugar del 27 de marzo, como estaba previsto), ese tiempo “favorecerá a emprendimientos que no estaban al 100% para presentarse o tenían algún tema que resolver con las distribuidoras o cooperativas». «Pero proyectos desde cero, que no se venían trabajando, no se llegarán a presentar», observa Della Vecchia.

Lea también: «El Gobierno prorrogó licitación de energías renovables: Cammesa vuelve a ser la contraparte de los contratos»

Pero para el miembro de la Fundación Energizar el punto más sensible pasa por los incentivos. “Impactará mucho la quita de los incentivos anuales, por indexación y la escala por potencia en la presentación de ofertas”, considera.

Por su parte, Pablo Caviedes, consultor en NeoCONSULT, coincide con el diagnóstico de Della Vecchia. El especialista en emprendimientos de biomasa observa que tras la quita de estos incentivos, que en algunos casos podía aumentar el precio de las centrales en un 30 por ciento, hará que se presenten muchas menos ofertas.

Si bien para Caviedes las modificaciones fueron “una mejora a la subasta”, sobre todo porque al ser CAMMESA el off taker las condiciones de financiamiento podrían mejorar, sopesa: “creo que para proyectos de biomasa esta licitación no será un éxito”. “Si bien el cupo es muy bajo yo tengo mis dudas que lleguen a cubrirse», calcula el asesor.

Cabe destacar que en la subasta se pondrán en juego 400 MW. 350 MW se disputarán entre proyectos eólicos y solares, mientras los 50 MW restantes se dividirán: 25 MW de biomasa; 10 de biogás; 10 de pequeños aprovechamientos hidroeléctricos y 5 de biogás a partir de rellenos sanitarios.

Dejanos tu comentario sobre este artículo