22 de diciembre de 2017

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

La bioenergía se ‘planta’: “la pobreza se combate con trabajo, no con energía barata”

Germán Di Bella, reconocido empresario y especialista del sector de biogás, valora el reciente llamado del Ministerio de Energía que da la posibilidad de desarrollo a todos los proyectos de bioenergía de la licitación Ronda 2, pero plantea que si se quiere generar puestos de empleo en el país, el Gobierno debe incentivar más nicho.

A partir de la Resolución 488-E/2017, publicada el pasado miércoles, el Ministerio de Energía y Minería invitó a todos los proyectos de biomasa y biogás, que habían quedado fuera de la Ronda 2, a aceptar precios más bajos a cambio de obtener un contrato de abastecimiento de energía eléctrica (PPA, por sus siglas en inglés).

La maniobra se denominó ‘Fase 2’ y, en efecto, se adjudicaron los 13 proyectos de bioenergías -2 de biomasa, por 26 MW, y 11 de biogás, por 21,2 MW- que habían presentado una oferta económica exitosa, de acuerdo a los precios máximos establecidos por la cartera de Energía, pero quedado afuera por precio.

Pero para ello, los oferentes debieron aceptar adecuarse a precios a la baja establecidos por el Ministerio: 156,85 dólares por MWh para el biogás, donde 160 dólares era el precio tope de la tecnología; y 106,73 dólares por MWh para la biomasa, el precio máximo era de 110 dólares.

Fue una “buena medida de Gobierno el permitir que todos los proyectos entren”, considera Germán Di Bella, presidente de Bioeléctrica y uno de los empresarios que forma parte activamente de la Mesa de Trabajo de Biogás, espacio donde el sector privado y público discute sobre el desarrollo de la tecnología.

Para el especialista era previsible que todos los oferentes aceptaran la propuesta, porque “sólo eran 4 dólares por debajo del tope máximo”, y se trataba de proyectos que habían encarado inversiones para poder presentarse a la licitación.

“Me alegro por todos porque lo importante de esto es que haya masa crítica, que el sector se desarrolle, que la actividad genere puestos de empleo para que realmente se vea el impacto que puede tener la industria del biogás”, enfatiza Di Bella, al tiempo que advierte que esta baja de precios “no es el mejor escenario para el biogás y la biomasa”.

Lea también: “Subasta “Ronda 2.5”: uno por uno, los 22 proyectos de renovables invitados por el Gobierno”

El empresario analiza que con estos precios topes impuestos por la cartera que dirige Juan José Aranguren, la mayoría de los proyectos que se presentaron se encuentran cerca de parques industriales, donde lo que se hace es aprovechar la biomasa residual de la actividad, sin riesgos de inversión.

Señala que para que se desarrolle verdaderamente el sector, el Gobierno debe incentivar otros nichos, como el del ‘cultivo energético’. “Hoy el biogás sólo se genera en las zonas desarrolladas”, indica Di Bella.

El empresario dice que de generarse un marco más atractivo, con mayores precios se desarrollaría las economías regionales. Ejemplifica: “en lugar de plantar 200 hectáreas de maíz, se plantan 1.000, lo que genera más movimientos de trabajo de hectáreas a sembrar, logística, producción; se crea todo una economía alrededor que lo que más produce es trabajo para la gente”.

El especialista asegura que una central de biogás de 1 MW genera 30 puestos de trabajo directos e indirectos permanentes. Y asevera que de “escalar la producción”, es decir, aumentar la potencia, produce alrededor de un 20 por ciento más de empleos directos por MW, pero un número mayor de indirectos.

“Lo importante es precios que permitan el desarrollo de la tecnología para recién ahí lograr que se deprecie el negocio y que baje el precio de la energía”, explica Di Bella y remata: “la pobreza se combate con trabajo genuino, no con energía barata”.

La aseveración deslizada hace referencia a lo que cuentan muchos empresarios del sector de las energías renovables, que el Ministerio de Energía y Minería sólo apunta a cosechar precios a la baja de energía, sin tener en cuenta la generación de empleo local.

Lea también: “Qué discuten bioenergías con el Gobierno: precios y metodología, los puntos importantes”

Consultado por si este planteo será elevado a la cartera de Energía, Di Bella asegura que sí, a través de las discusiones que maduren en la ‘Mesa de Trabajo de Biogás’.

“Lo que debemos seguir evaluando con Producción, Ambiente, Trabajo y Agroindustria es que si realmente queremos generar impacto laboral y de desarrollo regional, estas plantas tienen que tener un plus de precios para que exploten, si no seguiremos haciendo 30 o 60 MW sólo en predios industriales y sin desarrollos de maíz”.

En suma, en la licitación Ronda 2, incluyendo su ‘Fase 2’, se adjudicó 16         proyectos de biomasa por 143      MW a un precio promedio de 107,3 dólares por MWh. El componente nacional declarado promedio es del 33%. Para biogás, 31 emprendimientos por 56 MW a un valor promedio de 157,1 dólares por MWh, con un 24% de componente local comprometido; y, por último, 3 proyectos de biogás a partir de rellenos sanitarios por 13,12 MW a precio medio de 129.18 dólares por MWh y un contenido nacional comprometido del 38,4%.

Un Comentario

  1. Jorge Petrella dice:

    Ni se gaste mi amigo Di Bella. Le adelanto que el ministerio no tiene ningún interés en analizar desde el punto de vista que Ud. propone estos temas.

Dejanos tu comentario sobre este artículo