16 de agosto de 2016

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

El desarrollo tecnológico de aerogeneradores de IMPSA y su proyección hacia una nueva turbina: la IWP111

Desde la empresa metalmecánica nacional proveedora de soluciones integrales para la generación de energía a partir de recursos renovables aseguran contar con una gama de aerogeneradores capaz de explotar toda la clase de vientos existentes en Latinoamérica. Luego de haber lanzado la turbina IWP100.ar, la firma se enfoca en un nuevo equipo: el IWP111.

Para fines de este año y principios del 2017, estará en funcionamiento la cuarta etapa del Parque Eólico de Arauco.

Allí se instalarán 26 aerogeneradores con la última tecnología lograda por IMPSA: la IWP100.ar, de 2 MW de potencia, de 103 metros de diámetro y capaz de erigirse sobre torres de entre 85 y 100 metros de altura.

El anuncio formal se llevó a cabo semanas atrás, en un acto protagonizado por el presidente de IMPSA, Enrique Pescarmona, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao, y el gobernador de la provincia de Mendoza, Alfredo Cornejo, en el que se dio a conocer la nueva tecnología, al tiempo que se inauguró la fábrica de aerogeneradores donde se elaborarán los equipos.

Desde el 2004 que venimos desarrollando tecnología de generadores eólicos y hoy por hoy tenemos equipos para cubrir prácticamente todas las clases de vientos existentes, incluso vientos de la Patagonia”, aseguró durante la jornada Lucas Lago, Jefe de Área Ingeniería Mecánica del departamento Wind de Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA).

En esa línea, el joven ingeniero reveló que en estos momentos están detrás de una nueva máquina: “Nos encontramos en etapas iniciales de desarrollo de un nuevo equipo para aprovechar vientos a mayor altura, que es el IWP111.ar”. Esta nueva tecnología contará con rotor de 111 metros de diámetro.

nota 3

IMPSA y su desarrollo

Actualmente IMPSA genera 850 puestos de empleo directos especializados y 4.000 indirectos y es capaz de producir 150 aerogeneradores por año. En promedio, cada uno de estos equipos es capaz de abastecer entre 1500 y 1800 ‘viviendas tipo’.

El primer aerogenerador que montó la empresa con asiento en Mendoza, fundada en 1907, fue el equipo denominado IWP58, en la localidad de Comodoro Rivadavia durante el año 2005. En 2007, la firma erigió un segundo aerogenerador, esta vez en la zona de El Tordillo. Se trataba del IWP70, de 2 MW de potencia instalada, con un Diámetro de Rotor 70 metros y una altura de 72,5 metros.

Luego, IMPSA empieza a entablar diálogos con autoridades de La Rioja para la construcción del Parque Eólico de Arauco, liderado por Fernando Carbel, titular de la firma SAPEM que administra el proyecto.

Finalmente en 2009 se concreta el montaje y la puesta a prueba del primer aerogenerador de 2,1 MW de potencia instalada (el IWP83) en tierras riojanas. El equipo cuenta con un rotor de diámetro de 83 metros y entró formalmente en operaciones en 2010.

Ya en 2011 comienza la segunda etapa del Parque Eólico de Arauco. Allí IMPSA provee 11 equipos más de la misma potencia que el primero, pero esta vez con mayor capacidad de captación de energía cinética: un diámetro de 85 metros. Luego, en 2014, se formaliza la tercera etapa, donde se incorporan una camada de 12 equipos de 2 MW de potencia.

Según Lago, las etapas mencionadas de Arauco ayudaron al avance tecnológico nacional no sólo dentro de IMPSA, sino a la cadena de valor local.

nota 3

Hoy somos la única empresa a nivel latinoamericano que hacemos el desarrollo propietario completo de la tecnología del aerogenerador, e incluso desarrollamos proveedores tanto de forma local como internacional, pasando por todos los componentes”, señaló el especialista.

Vale destacar que Arauco contó con el apoyo de la anterior administración para su desarrollo. A fines del 2014 fue el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, quien anunció que a través del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (FONDEAR), 797 millones de pesos se destinarían para la cuarta etapa del complejo riojano.

En esa línea, Lago reconoció que fue “importantísimo” para la gestación de la turbina IWP100.ar fondos que el FONARSEC le brindó a IMPSA en 2013 para construir un Banco de Ensayos.

Con él pudimos obtener una amalgama mucho más fuerte en lo que es la etapa de desarrollo de la máquina y la parte de fabricación. Eso nos ayudó mucho a pulir un montón de cosas a lo largo del estadío de la evolución del aerogenerador”, recuerdó el Jefe de Área Ingeniería de IMPSA Wind.

nota 3

2 Comentarios

  1. Eduardo Gonzalez Peña dice:

    Si se le quita apoyo a estas empresas de alta tecnología, y más aún , en el panorama mundial actual, seguiremos dependientes de la venta de materias primas.

  2. Ignacio Arcondo dice:

    Considero prioritario el desarrollo de este tipo de tecnología para energía renovables, pero veo que son todos equipos para ser comprados a niver gobiernos, pero no veo que se produzcan para instalar en campos, villas, o pueblos chicos donde tengan que abastecer de electricidad a 10 a 30 casas. Esta tecnología se precisa en los pueblos del interior, chicos, donde la luz la proporciona un grupo que funciona solo 8 horas por día.

Dejanos tu comentario sobre este artículo