14 de noviembre de 2017

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli
[email protected]

Eólica de baja potencia: los “negocios” que abre la nueva Ley de Distribuida

De aprobarse en el Congreso una Ley que permita a los usuarios particulares la inyección de energía limpia a la red eléctrica, fabricantes de aerogeneradores de baja potencia observan que se generaría un nuevo mercado. ¿Qué tipo de penetración tendrá esta energía en el negocio y cuál será el rol de la industria local?

Hoy, en reunión plenaria, se tratará el proyecto de Ley de Generación Renovable Distribuida (ver la última versión en línea).

La propuesta ya avanzó en la cámara baja (ver en línea) y de dictaminarse hoy, estaría todo listo para ser tratada en el recinto del Senado. ¿Cuándo? Es una incógnita, pero el Gobierno nacional, fabricantes y empresarios ligados al mundo de las energías renovables, principalmente en el sector solar fotovoltaico pero también en el rubro eólico, desean que sea antes de fin de año.

De ser así, el Ministerio de Energía y Minería ya tiene preparada una reglamentación y están confiados en lanzarla cuanto antes. Los tiempos dependen del Congreso

Argentina cuenta con una sólida industria de aerogeneradores de baja potencia, que en su mayoría se fabrican con un 100 por ciento de piezas producidas en el país.

Actualmente, existen alrededor de dos decenas de fabricantes que ofrecen al mercado 54 modelos de aerogeneradores distintos, con módulos de potencia que van desde los 150 W hasta los 10 kW.

En contacto con este portal, Ariel Mesch, titular de Eolocal, uno de los 15 fabricantes de aerogeneradores de baja potencia que está trabajando junto al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para establecer parámetros de calidad de los equipos, se entusiasma con la nueva normativa de autogeneración de energía para usuarios.

“La Ley de Generación Distribuida va a empujar muchísimo lo solar pero en aquellos lugares donde haya buen recurso eólico, en zonas rurales con conexión a la red, habrá un nicho interesante de mercado”, reconoce el empresario, al tiempo que aclara que el negocio “no va a ser masivo”.

Por su parte, Diego Franco, Director Técnico de TRV Eco Energy (ex Giafa), coincide con el pronóstico de Mesch.

El especialista señala que actualmente los precios de la tecnología solar fotovoltaica depreciaron de manera tal que es muy competitiva, pero que aun así en sitios específicos como barrios cerrados, countries y en zonas de autopistas será más conveniente la inyección a red por medio de aerogeneradores de baja potencia, gracias a la fluidez del recurso.

Lea también: “Con desafíos a sortear, se fija una fecha para tratar proyecto de Ley de Distribuida”

En esa misma línea, Erico Spinadel, presidente de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE), explica: “si yo conectó un aerogenerador en un edificio, por más alto que éste sea, el recurso está perjudicado por las perturbaciones que generan el resto de los inmuebles”.

El experto señala que no es conveniente realizar montajes en ciudades muy urbanizadas debido a que el viento empieza a generar “turbulencias”.

En ese sentido, Spinadel encuentra coincidencia con Mesch en que el nivel del conexión on grid no será masivo.

Según el INTI, el mejor rendimiento de un aerogenerador se logra en sitios descampados y de buena altura, evitando obstáculos como árboles y construcciones que provoquen tales turbulencias que disminuyen la velocidad del viento.

No obstante, desde el Instituto aclaran que los montes, si se encuentran a más de 150 metros, no generan distorsiones.

“Debe tenerse en cuenta, para la evaluación de los obstáculos, el frente con mayor frecuencia de vientos y no aquel que presenta los vientos más fuertes. Un aerogenerador es muy útil cuando genera corriente constante aunque esta carga sea de bajo valor”, detallan desde el INTI.

La cantidad de viento en un sitio se estima a través del promedio de velocidades medidas en un año. Como regla general se define que la media anual debe superar los 5 metros por segundo (18 km/h), para que tenga sentido la instalación de un aerogenerador de baja potencia.

Precios

De acuerdo a la ‘Guía de Divulgación de Generadores Eólicos’ que desarrolló el INTI el año pasado, los modelos de sistemas de generación eólica ofrecidos en el país tienen un costo por kW instalado de entre los 30.000 a 50.000 pesos. Cuanto mayor sea la potencia del aerogenerador, menor será el costo por kW del sistema total.

Fuentes del sector indican que actualmente los precios son un tanto más elevados que los señalados por el INTI en 2016, ya que algunos costos de la industria están dolarizados.

Calidad de vientos

Cabe destacar que desde el 2010 el INTI está acompañando a los tecnólogos en asesoramiento sobre diferentes aspectos de mejora con el fin de incrementar su competitividad e impulsar la industria de pequeños aerogeneradores.

Tal es así, que en 2011 el Instituto desarrolló una Plataforma de Ensayo de Pequeños Aerogeneradores con el objeto de medir su desempeño.

La idea es homologar los equipos con exámenes de mediciones de curva de potencia, durabilidad y emisión de sonidos. Esto asegurará su calidad, reforzando el mercado.

En ese sentido, Spinadel advierte que, tras el boom que pude llegar a esperarse con la aprobación de la Ley de Generación Distribuida, podría inundarse el mercado con aerogeneradores provenientes del exterior, de bajo costo, pero de calidad inferior, sin adaptación a los vientos del territorio argentino.

“Los molinos –importados- son baratos pero terminan perjudicando el negocio”, alarma el titular de la AAEE. Es por ello que señala que esta labor del INTI es necesaria para normalizar el mercado.

Lea también: “Nuevo encuentro de fabricantes de aerogeneradores de baja potencia”

Experiencias nacionales

La Argentina cuenta con numerosas experiencias de montajes de aerogeneradores de baja potencia para suministrar de electricidad a inmuebles rurales, fuera del tendido eléctrico –off grid-.

No obstante, no hay demasiadas experiencias on grid, pero de a poco empiezan a desarrollarse.

Ariel Mesch cuenta que desde Eolocal ya han realizado, junto al INTI y Qmax, una instalación a red de 1 kW que en estos momentos está siendo monitoreada.

Además, están avanzando sobre una nueva conexión con un privado, interesado en inyectar energía eólica a la red eléctrica.

Asimismo, Diego Franco cuenta que con TRV Eco Energy, en Córdoba, junto a la EPEC y la Universidad Católica, están a punto de instalar un aerogenerador de 2 kW a red.

Estas son algunas de las experiencias que se están desarrollando en el país a escala prototípica, a la espera de un marco regulatorio nacional que permita e incentive este tipo de conexiones.

Hasta el momento sólo Santa Fe, Salta, Mendoza, Río Negro y Entre Ríos cuentan con un cuadro normativo que permite a usuarios volcar energía limpia a la red eléctrica.

Datos en números

  • De 30 a 50 mil pesos, es lo que costaba el kW eólico instalado según estimaciones del INTI del 2016.
  • 54 modelos de aerogeneradores, que van de los 150 W hasta los 10 kW, son los que está certificando el INTI.
  • Más de 5 metros por segundo (18 km/h), debe ser la media anual para que tenga sentido la instalación de un aerogenerador de baja potencia.

4 Comentario

  1. Carlos Rubén Soulé dice:

    Muy bueno el articulo

  2. Pablo Ballbé dice:

    Yo tengo todo para conectarme a la red. De hecho ya hice una experiencia con dos paneles de 250w y anda perfecto, incluso logré inyectar a la red el excedente pero el medidor pese a girar al revés el contador sigue hacia adelante por lo que tuve que desconectarme para no pagar mí propia energía…
    Estoy a la espera de la reglamentación y a trabajar a full para quienes quieran conectarse a la red…
    Saludos. Pablo Ballbé

Dejanos tu comentario sobre este artículo