16 de febrero de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

Empresarios del Biogás esperan mejoras regulatorias para desarrollar más y nuevos proyectos

Si bien el nicho viene en franco crecimiento, desde el sector privado sostienen que la Argentina está lejos de dar el salto de desarrollo que merece un país agroexportador. El mercado empieza a poner la mira en una próxima licitación de energías renovables y en el biometano, fluido que reemplaza al gas natural y GLP.

Entre las licitaciones Ronda 1 y 2 del Programa RenovAr, el Gobierno nacional adjudicó 18 centrales de biomasa, por 157,7 MW, y 37 emprendimientos de biogás, que representan 64,9 MW. Hasta el momento han entrado en operaciones 4 proyectos y se espera que otros 4 lo hagan durante este año.

“Es muy auspicioso el número de proyectos adjudicados. Eso obviamente hará crecer al mercado en todas las áreas: la provisión de equipos, construcción de plantas de biogás y servicio de operación de las plantas. Todo eso va a generar industria y valor agregado en el sector”, opina en diálogo con Energía Estratégica, Francisco Della Vecchia, Socio Gerente de Grupo IFES S.R.L.

El último emprendimiento que entró en operaciones fue la planta de biogás “San Pedro Verde” de 1,42 MW de potencia, que genera electricidad a partir del tratamiento de efluentes de un tambo que funciona desde hace más de 10 años.

Según informó el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, la central, ubicada en la localidad de Chistophersen, provincia de Santa Fe, requirió de un monto de inversión de 6 millones de dólares y generó 160 puestos de trabajo directos y 600 indirectos en toda la zona de influencia durante su montaje.

“Es muy auspicioso que todos los proyectos de la Ronda 2 se realicen y sería muy bueno que una nueva licitación se haga este año –Ronda 3-, para captar proyectos de industrias que aún no se han animado a participar y que hoy lo están evaluando”, sostiene Della Vecchia.

Sin embargo el empresario cuenta que en el sector no está siendo una tarea fácil  el cierre de financiamiento. “Se pensaba que la banca privada y pública local –como el BICE o el Banco Nación- iban a ser más activos en la participación de los proyectos bioenergéticos pero la realidad es que, pensando en créditos a largo plazo -12 a 15 años- y a una tasa baja -7 por ciento en dólares- eso hoy no se está viendo”, advierte.

Lea también: “Biomasa y Biogás: precios y ofertas, los “datos duros” de la licitación de renovables”

Si bien resalta que este inconveniente “no pone en riesgo -la construcción de- los proyectos” si enfatiza en que podría “complicar su ejecución y tal vez las previsiones que se tenían” para su montaje.

Consultado sobre la posibilidad de que esta situación comience a revertirse y la calidad de financiamiento sea mejorada, el especialista opina: “creo que tal vez si los proyectos de la Ronda 2 se logran concretar y llevar a cabo, será más fácil que en la Ronda 3 se logre mejor financiamiento y los proyectos consigan ser más competitivos, ya que tendremos mayores experiencia”.

“No obstante, esto irá acompañado a la economía del país, de acuerdo a cómo se acomode la economía local”, considera.

Biometano

Una de las alternativas que están dialogando en una mesa de trabajo el sector privado y funcionarios del Gobierno provincial es la posibilidad que comience a incorporarse biometano en reemplazo de gas, gas oil o fuel oil.

En el mercado privado el biogás no logra competir con tecnologías como la eólica o solar pero sí podría lograrlo en este segmento, a partir del biometano. “Si se utiliza en gasoductos locales y para trasporte, en determinados lugares pasará a ser muy competitivo”, destaca Della Vecchia.

Lea también: “Objetivo: reemplazar combustible fósil por biomasa como vector de energía térmica”

El especialista señala que de este modo, la Argentina no sólo podría ahorrar dinero en evitar la quema de combustibles fósiles, sino también adecuarse a sus compromisos adoptados en el Acuerdo de París, donde además podría obtener financiamiento supeditado a la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de fondos verdes para clima.

Dejanos tu comentario sobre este artículo