01 de octubre de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

El Director Nacional de Generación Distribuida ratificó que la reglamentación de la ley no contemplará doble medidor

Ignacio Romero fue tajante durante el XVIII Congreso Nacional de FACE. Aseguró que el Decreto Reglamentario de la Ley 27.424 contemplará como requisito sólo un medidor bidireccional para la inyección de energía renovable a la red eléctrica. Además, llamó a las provincias a adherir a la ley que prontamente será aplicada por el Poder Ejecutivo.

El miércoles y jueves de la semana pasada, se desarrolló en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, el XVIII Congreso Nacional de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios (FACE).

Una de las disertaciones que despertó mayor interés fue la de Ignacio Romero, el Director Nacional de Generación Distribuida de la Secretaría de Energía de la Nación.

Por un lado, el sector cooperativo quiere saber sobre el estado de situación del Decreto Reglamentario de la Ley 27.424, que permitirá a todo usuario residencial y pyme del país autoabastecerse de energía eléctrica a partir de fuentes de energías renovables.

“Apuntamos a que sea publicado cuanto antes”, enfatizó Romero, apenas comenzó su alocución, sin dar fechas concretas. Sin embargo, según fuentes de la Secretaría de Energía, estaría todo dado para que en octubre sea publicado el Decreto y sus respectivas resoluciones técnicas.

Una señal en esa dirección es que el proyecto del presupuesto nacional 2019 que el Poder Ejecutivo envió al Congreso contempla la partida de 500 millones de pesos para el FODIS, fondo que actuará como incentivo para promover en la ciudadanía la conexión de fuentes de energías limpias a la red.

Por otro lado, el Director Nacional de Generación Distribuida recordó que el esquema de facturación será del tipo ‘net billing’ (balance neto), sistema de facturación que contrasta el valor monetario de la energía limpia inyectada al sistema por sobre la consumida, durante un mismo período.

El funcionario señaló que la ley no define límites de potencia para las fuentes de energías renovables, sino un tope a los usuarios de acuerdo a cada caso. “No pretendemos un negocio de venta minorista de energía sino una reducción de demanda, a través del autoconsumo, con la posibilidad de inyectar los excedentes que se generen a la red”, aclaró.

Además, Romero remarcó que la reglamentación no exigirá dos medidores a los usuarios que deseen inyectar energía renovable a la red, sino uno sólo bidireccional. La idea del Ejecutivo es que no se fijen tantas exigencias para que al usuario le sea más atractivo autogenerarse.

Sin embargo, desde fines del año pasado, cuando comenzó el debate sobre cómo debiera aplicarse la Ley 27.424, cooperativas y distribuidoras eléctricas solicitaron que la energía consumida y generada sea contabilizada con diferentes medidores (dos medidores).

De lo contrario, advirtieron que los flujos de entrada y salida de energía se cruzarían y alterarían datos que impactarán en la rentabilidad de las prestadoras del servicio eléctrico, como el VAD, impuesto que se cobra en concepto de operación, mantenimiento e inversión de redes.

Lea también: «Doble medidor: la “sugerencia” de FACE y ADEERA a la Ley de Generación Distribuida»

Este escenario provocará –aseguran cooperativas y distribuidoras- que los costos se trasladen a usuarios que no tuvieran los medios para ‘autogenerarse’ su energía, lo que podría generar un marco de crisis del sistema.

“Hay una tercera opción –barajó Ricardo Airasca, Presidente de la Comisión de Políticas Energéticas de FACE-, que las provincias apliquen un cuadro tarifario donde la potencia y la energía están separadas, como funciona en casi todo el mundo”.

“Así no vamos a tener ningún tipo de problemas que el medidor sea bidireccional”, observó el experto de la federación nacional de cooperativas eléctricas.

¿Es decir que con la reglamentación de la Ley de Generación Distribuida se desatará otra discusión entre cooperativas y distribuidoras eléctricas con las Provincias? Pareciera ser que sí.

En tanto, Airasca destacó que si la rentabilidad de las cooperativas eléctricas no se viera afectada por esta nueva ley, la FACE la apoyaría plenamente la propuesta.

“Es beneficioso que los usuarios inyecten a la red. Mi ciudad (Armstrong) le compra todos los meses 5 millones de pesos a CAMMESA, si esa energía es comprada a nuestros usuarios ese dinero podría quedar circulando dentro de la localidad, alentando nuestros comercios”, analizó el titular de la Comisión de Políticas Energéticas de FACE.

Las provincias, ¿adhieren?

Durante la jornada de FACE, cooperativistas le advierieron al Director Nacional de Generación Distribuida, Ignacio Romero, que algunas provincias pretenden no adherir a la Ley 27.424, una vez reglamentada.

A ello, el funcionario respondió: “es impensable que una provincia que quiera facilitar la implementación de la generación distribuida mediante energías renovables no vaya a adherir al régimen”.

“Estamos hablando con todas las provincias y con todas las entidades regulatorias para implementar algo lo suficientemente claro y atractivo como para que resuelva un problema”, agregó el Director Nacional.

Y sumó: “en el caso de las provincias que tengan algún incentivo, estamos tratando de dejar lo más claro posible en la reglamentación la oportunidad de complementar incentivos entre una provincia que quiera sumar recursos a los que ya están establecidos por la Nación”.

Velar por la seguridad

Otra inquietud de los cooperativistas pasa por las medidas de seguridad que deben tomarse a la hora de que los usuarios inyecten su propia energía a la red.  Sea por su protección a la hora de que se realice la conexión como la posibilidad de que cierto espectro sea energizado en momentos donde una cuadrilla esté trabajando, lo que podría desencadenar una tragedia.

En ese sentido, Director Nacional de Generación Distribuida aseguró que habrá pautas claras sobre cómo serán las condiciones, sobre todo para la energía solar fotovoltaica, que es la fuente de mayor uso para la generación de energía renovable doméstica.

“Vamos a ofrecer reglamentos claros, simples de aplicar para las cooperativas y distribuidoras, apuntado para que el usuario que quiera instalar este sistema vea oportunidades claras, concretas, con todas las respuestas, para que se haga bien y no una conexión irregular sacada de internet”, se comprometió Ignacio Romero.

Aunque advirtió: “no hay que poner barreras con seguridades excesivas y redundantes sino facilitar las conexiones de manera segura”.

2 Comentarios

  1. Oscar S dice:

    Coincido plenamente con Ignacio Romero, es muy importante destrabar cuanto antes , la ley para permitir que los particulares puedan inyectar a la red, energías limpias y generadas en el lugar

  2. JOSE LUIS BOTTA BOTTA dice:

    Ya estoy generando energía solar, pero hasta el momento es todo a pulmón, no hay ningún incentivo aún. Espero que la factura reducida sea la felicidad que espero.
    Saludos y fuerza con el proyecto para el beneficio de todos.

Dejanos tu comentario sobre este artículo