10 de agosto de 2018

Nanda Singh

Por Nanda Singh.
[email protected]
Twitter: @nandatuit

Baja en el costo de paneles, subastas y planes de Gobierno: las claves sobre el crecimiento de la energía solar

La consultora internacional Wood Mackenzie señaló que la baja de la demanda en el mercado solar en este trimestre repuntará hacia fin de año y el año que viene. Además identificó que el 2020 será clave para las renovables solares en el mundo. ¿Qué estimularía su crecimiento? ¿Qué países se destacan en la región?

El equipo de investigación Wood Mackenzie lanzó un nuevo informe trimestral para análisis del sector a futuro. Se trata del “Monitor de demanda solar global: Q2 2018“, que analiza los factores impulsores de la demanda, las políticas y los riesgos que dan forma a los mercados solares globales.

La investigación de la GTM arroja que habrá una gran alza en la demanda mundial de energía fotovoltaica recién a partir del 2020, como resultado de una readecuación en los costos de los módulos, que comprenden entre el 19 % y el 57 % del costo total del proyecto (varía de acuerdo a la región). Y una baja de los precios de los módulos será significativo también para apalancar la autogeneración. 

Anticipándose a las tendencias en los años venideros, el informe señala que Latinoamérica representará un promedio de 7% de las instalaciones globales hasta el 2023. Latinoamérica será una de los 5 regiones que tendrán hacia el 2020 un mayor crecimiento en la demanda fotovoltaica después de Asia, Europa, el Oriente Medio y África. 

Los tres mercados principales de serán Brasil, Chile y México. Estos representarán el 81% de las adiciones de capacidad de la región. 

Entre otros pronósticos que se describen en la investigación, los proyectos solares de Latinoamérica que acompañarán el crecimiento de la demanda serán mayoritariamente proyectos entre 25-100 MW y en menor medida los proyectos entre 5-25 MW. 

Aquello estaría motivado por un aumento de proyectos resultantes de subastas, la baja en los costos de los paneles y los cumplimientos de políticas energéticas por parte de los Gobiernos de los países latinoamericanos y grandes usuarios que autogenerarán en la región.

Para otras escala de proyectos, aquellos menores a 1-5 MW y mayores a 100 MW no serán una alternativa tan competitiva para ubicarse como opción en este mercado. Para proyectos entre 1-5 MW América del Norte será los que mejor se adapte. Mientras que para proyectos mayores a 100 MW el continente de Oceanía sería quien mejor recepcione esta alternativa. 

En este escenario, China será uno de los actores que más rápido se adapte a la nueva realidad del mercado. Con este panorama, el gigante asiático proveerá anualmente unos 20-25 GW de potencia instalada.

 

Dejanos tu comentario sobre este artículo