El martes de la semana pasada, Energía Estratégica llevó a cabo un webinar titulado “Generación Distribuida en Colombia: claves de un mercado en crecimiento”, donde destacados directivos de empresas dieron su parecer sobre este mercado.

Una de las panelistas fue Marisol Neira, Regional Sales Manager Latam de Yingli Solar, quien enfatizó sobre la actividad en sí misma y el crecimiento que se está registrando en el país andino.

“Nos interesa el mercado de la Generación Distribuida porque allí se utilizan mucho los paneles policristalinos y en ese área somos líderes», manifestó la ejecutiva.

Manifestó que en estos momentos las plantas de la fabricante china se encuentran “a tope” en la producción de estos módulos “a pesar de muchas voces que dicen que tender a desaparecer».

Neira argumentó que los paneles policristalinos de 60 celdas son “más manipulables y más livianos para los techos», en comparación con los monocristalinos, que se destacan frente a los primeros por tener mayor eficiencia.

En cuanto al mercado colombiano, Neira destacó el rol que están tomando tanto la ANLA como la UPME para reducir los tiempos de permisos y trámites flexibilizándolos en tiempos de cuarentena. «Eso va ayudar a que los proyectos fluyan», puntualizó.

Sin embargo, la Regional Sales Manager de Yingli Solar observó que la pandemia generará “aspectos negativos” tanto en el plano local como internacional.

“Esto está afectando muchísimo a nuestros proyectos tanto de gran escala como de generación distribuida por la parte de los fondos de financiación y por la banca”, anticipó.

“Hemos encontrado clientes que se han visto muy afectados por la pandemia y por la drástica reducción de la demanda a nivel mundial, que en Colombia fue del 19% o en Perú del 30%. Y eso afecta mucho al mercado”, observó.

Otro aspecto que consideró la ejecutiva fue la caída abrupta del precio Internacional del petróleo. «La disminución de los costos marginales de la energía por este fenómeno también afecta la estabilidad de monedas de mercados emergentes», indicó, teniendo en cuenta que las tecnologías tanto eólica como solar están dolarizadas.

“Esta inestabilidad nos ha generado un desafío enorme a la hora de proyectar tarifas y crecimiento. Sin estos datos es muy arriesgado colocar números en los flujos financieros a largo plazo y por ende la financiación de los proyectos se afecta», señaló Neira.

Y agregó: “a todo esto hay que sumarle que también hay problemas contractuales porque hay que postergar tiempos de instalación ya que se están retrasando algunos trámites y permisos de ejecución de estudios. Todo esto está cobijado en la parte contractual con un concepto de buena fe o de fuerza mayor. Es muy difícil prever cuando se va a normalizar la situación y cómo lo vamos a manejar», concluyó.

Para sobrellevar la situación, Neira opinó que tanto los gobiernos como las entidades financieras deberán acompañar este difícil momento.

Listo el video: Las oportunidades para la generación distribuida en Colombia analizadas en el Webinar de Energía Estratégica