En abril de 2019 surgió la iniciativa Women in Wind Global Leadership Program (Programa de Liderazgo Global de Mujeres en el Viento) dentro de GWEC, que no sólo destaca el rol de las mujeres sino que brega por la igualdad de género dentro de la industria.

En ese marco, Women in Wind abrió una nueva convocatoria para este año e incorporó 15 integrantes a su elenco, de las cuales cuatro son latinoamericanas.

Para profundizar sobre esta iniciativa y cómo se prepara el Programa de Liderazgo Global de Mujeres en el Viento en este año tan particular atravesado por el COVID-19, Joyce Lee, gestora del espacio y Directora de Política y Operaciones de GWEC, brinda precisiones al respecto.

¿Qué significa para el programa Women in Wind la incorporación de nuevas participantes para trabajar durante este año?

Women in Wind ha duplicado su tamaño en su segundo año de funcionamiento. Ahora acoge a 15 mentoras y 15 alumnas de los mercados eólicos emergentes de todo el mundo.

Tuvimos una reserva de talento extremadamente competitiva para las solicitudes, y todas las participantes seleccionadas este año son lideresas ambiciosas e inspiradoras.

Esperamos que el mayor tamaño y alcance del programa signifique una mayor visibilidad para la diversidad de género en la energía eólica y un llamado más fuerte a la industria para que sea inclusiva.

¿Cuál será la agenda de trabajo de este año tan particular, atravesado por la pandemia del COVID-19?

Junto con un mayor volumen de participantes, Women in Wind también ha puesto en marcha dos nuevas iniciativas para 2020.

En primer lugar, lanzamos una iniciativa de Embajadores Mundiales, con 8 embajadoras de Women in Wind para defender la agenda de diversidad con representantes en Brasil, Dinamarca, Japón, Mongolia, Noruega, Sudáfrica, Turquía y el Reino Unido.

También creamos un Foro de Socias, en el que GWEC, GWNET y el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg exploraron el caso empresarial para la diversidad con nuestros socios del programa MHI Vestas, Mainstream Renewable Power, GE Renewable Energy, Shizen Energy y Pexapark.

Finalmente, continuamos nuestro trabajo para asegurar que las participantes estén en la frontera del conocimiento de la industria con nuestra serie de webinars.

¿Trabajan de manera remota, realizando reuniones virtuales?

Como todas estas actividades pueden realizarse virtualmente con nuestros participantes en todos los continentes, el Programa no se ha visto afectado por la pandemia en lo más mínimo.

Estamos orgullosas de realizar un programa mayormente virtual, ya que eso significa que Women in Wind es fácilmente escalable. Todas las interacciones de tutoría y los seminarios web de transferencia de conocimientos se hacen de forma virtual, mientras que la mayoría de las comunicaciones se harán por correo electrónico o por teléfono.

¿Ya tienen definida la primera reunión? ¿Qué temas se trabajarán?

¿Ya tienen definida la primera reunión? ¿Qué temas se trabajarán?

Tenemos un viaje de estudio en persona programado para el tercer trimestre, y estamos observando de cerca la situación con los viajes internacionales.

Las reuniones de mentoras ya han comenzado en abril y se desarrollarán virtualmente hasta el final del año. Nuestro primer seminario web para el programa tuvo lugar en mayo, centrándose en el apasionante tema de la energía eólica marina (off shore), un gran cambio de juego para la transición energética.

¿Creen que este es un año interesante para apuntar sobre la deconstrucción de roles, donde muchas veces las mujeres trabajadoras -que trabajan desde sus casas- también deben cumplir tareas del hogar?

Nunca es un mal momento para examinar lo que se llama el «segundo turno«. El valor económico del trabajo doméstico no remunerado no está reconocido, pero vale alrededor de 1 billón de libras esterlinas anuales, según la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido – que es más de la mitad del PIB del país.

Tal y como examinamos en nuestro blog el año pasado, muchas mujeres realizan este trabajo en la cima de sus carreras laborales, incluso cuando ganan más que sus parejas.

Hay ventajas y desventajas en este nuevo mundo de confinamiento en el hogar, en particular a través de una perspectiva de género.

El trabajo por teleconferencia es, en algunos aspectos, una plataforma que puede ofrecer a las mujeres o los hombres mayores oportunidades de hablar a grandes audiencias, colaborar en un espacio más neutral y mostrar su liderazgo.

Pero un inconveniente es que se está atado a un entorno doméstico que, como muestran los datos, refleja la desigualdad de las cargas entre los géneros. Estos son temas complejos que merecen más atención, y que abordamos como el programa Women in Wind (invitamos a los lectores a visitar nuestra página web para estas y otras observaciones).

Joyce Lee, Directora de Política y Operaciones de GWEC