Ayer, en un networking sobre energías renovables organizado por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional y el Ministerio de Hacienda de la Nación, Walter Lanosa, CEO de Genneia, habló sobre los desafíos financieros que actualmente presenta Argentina para el desarrollo de proyectos de energías renovables.

El directivo destacó que su empresa ha atravesado “todas las etapas”. “Desde la Resolución 202 (reestructuración de la Resolución 108, expedida por el kirchnerismo) hasta las rondas del RenovAr; y lo que hay que destacar es que no cambiaron los proyectos sino que cambió el país», analizó Lanosa.

Es que una vez llegado Mauricio Macri al mando del Poder Ejecutivo tomó medidas favorables a los ojos del mercado financiero (como el pago a los fondos buitres) y el riesgo país se mantuvo relativamente bajo.

Pero a mediados del año pasado se desató una crisis financiera que desembocó en el acuerdo del préstamo más grande de la historia que haya otorgado el FMI. Hoy esa situación persiste, con un riesgo país que supera los 850 puntos básicos.

«Es muy diferente cómo se obtenía un crédito en 2016 o 2017 y cómo se gestionó durante el 2018”, diferenció Lanosa.

«Las perspectivas que uno tenía cuando salimos a competir al RenovAr (Ronda) 1 eran las de un país que se estaba organizando; en el RenovAr 2 estábamos todos muy confiados en ese reordenamiento y lamentablemente el año pasado se generó una interrupción de ese programa de estabilidad”, lamentó el empresario.

Lea también: «Walter Lanosa sobre energías renovables: “la empresa que ofertó en la Ronda 2 esperaba una Argentina estable”»

Y problematizó: «La competitividad de las renovables requieren acceso al capital en condiciones razonables. Si ese acceso se da a tasas de dos dígitos, parece difícil alcanzar valores de competitividad por más factor de capacidad excelente que se pueda tener (en la Patagonia el recurso eólico es del 50%)».

Por lo tanto, como desenlace a esta situación de crisis financiera, Lanosa eligió mirar a futuro: «En este cambio de contexto de país lo que es importante es que se vean señales de seriedad en la gestión del día a día y hacia adelante”.

Y recalcó: «Se pueden tener buenos proyectos, buena capacidad para ejecutarlo, aportar el equity necesario para mostrar la seriedad de un proyecto. Pero si los organismos multilaterales no acompañan el proceso dándole a Argentina más crédito, todo se hace muy difícil”.

900 MW para fin de año

Cabe destacar que durante la Ronda 1, 1.5 y 2 del Programa RenovAr y la Resolución 202, Genneia adjudicó más de 1.500 MW. «Estimamos que para fines del año que viene vamos a tener en funcionamiento 780 MW eólicos y 100 MW de energía solar», adelantó Lanosa.

El empresario señaló que para apalancar tantos proyectos han logrado cierres financieros por casi 600 millones de dólares, obtuvieron un bono internacional por casi 500 millones de dólares, además de aportar equity propio. “Como es sabido por todos, financiamiento local a largo plazo en Argentina no hay”, manifestó el CEO de Genneia.