De esta manera, la compañía certifica que la producción de este modelo cumple con las regulaciones locales de contenido y proceso de fabricación del BNDES.

Y al mismo tiempo permite a los desarrolladores de parques eólicos solicitar una línea de crédito especial al adquirir la turbina eólica.

La certificación llegó solo diez meses después de que la compañía anunciara su decisión de fabricar la turbina eólica V150-4.2 MW en Ceará.

En estos últimos meses, Vestas ha recibido más de 2 GW de pedidos en el país para este modelo.

“Este certificado permitirá a nuestros clientes acceder a las mejores condiciones financieras de BNDES y BNB (Banco do Nordeste) para la adquisición de la turbina más moderna del mercado brasileño, la V150-4.2 MW», destacó Rogério Zampronha, presidente de Vestas LATAM South.

Rogério Zampronha, presidente de Vestas LATAM South.

Y agregó: «Estamos muy satisfechos con este proceso, especialmente con la cuidadosa selección de nuestros socios y proveedores, que fueron esenciales para que lográramos esta certificación menos de un año después de que se anunciara la expansión de la fábrica”.

La fábrica de Vestas en Aquiraz generará 200 empleos directos y 1,000 indirectos en la región, así como otros 600 empleos adicionales para los proveedores de Vestas en otros estados brasileños.

A través de un comunicado, la compañía manifestó que espera que este proyecto abra nuevos caminos para la expansión de la plataforma de 4 MW en Brasil y América Latina.