¿Por qué no funcionó la primera subasta?

Probablemente la razón hay sido que la demanda no tuvo mucho interés. Los precios y cantidades no fueron los óptimos y hubo concentración en la oferta, por lo que no resultó exitosa. La gran lección es que hay que encontrar maneras para que la demanda vaya con mucho interés. Y así va a haber más opciones para que la oferta vaya diversificada.

¿Y qué cambios hacen falta al pliego para que tenga atractivo la demanda?

Lo que está haciendo el gobierno es acertado y sabio, tratando de encontrar un balance entre ambas partes. Creo que los bloques horarios brindan mucha transparencia sobre el producto que se está comprando y reflejan muy bien el perfil del mercado colombiano. Esto permite que en un día se pueda predecir cuál va a ser la demanda y los picos.

¿Y por lado de los desarrolladores de proyectos?

Por el lado de la oferta es importante ampliar el plazo a 12 o 15 años, ojalá 20, porque se logran precios más competitivos. Y si los comercializadores y distribuidores tienen la expectativa de mejores costos, habrá más interés.

¿Los bancos que opinan?

Los bancos están preocupados con contratos a 12 años y hay que oírlos. Quieren que el plazo sea mínimo de 15 años..

¿La demanda debiera estar obligada en la subasta?

Este Gobierno, de una manera valiente, creó una ley que dice que los distribuidores y comercializadores de energía deben garantizar que el 8% de las compran que hacen sean de fuentes renovables no convencionales. Esa discusión terminó, pero falta implementarse. Lo lógico es en la próxima subasta empezar a implementar una ley que fue aprobada por el Presidente y el congreso. Si es ley, hay que aplicarla.

¿Pero se aplican sanciones por incumplimiento?

Eso es lo que se tiene que desarrollar. Quedó claro que quién tiene que controlar y vigilar es la superintendencia de servicios públicos. Pero eso acaba con la discusión de si se tiene que obligar o no. Y esto porque el Gobierno ve una diversificación de la matriz necesaria.

Respecto a la moneda de los contratos PPA… ¿alcanza que sean 60% en dólares?

Es un paso en la dirección correcta, pero uno quisiera que sea 100% en dólares. Si ya está esa indexación, el Gobierno tendría que llevar el contrato a 15 años como mínimo, porque los consumidores tendrían precios más competitivos. Si los bancos ven en 12 años problemas, no es que los proyectos no vayan a financiarse, sino que no lo ven tan claros y lo harán menos. Al financiar menos le ponen un inconveniente al sponsor porque tiene que incluir más equity.  Si uno va a 15 o 20 años le quita problemas al sponsor. Y si los bancos financian esto va a funcionar, sino la situación será difícil.

¿Y cómo están viendo este mercado los bancos?

Con una expectativa altísima. En Colombia hay experiencia en Project Finance, entonces no va a ser algo nuevo.

¿Se debiera revisar el cargo por confiabilidad?

Hubo ocho proyectos que ganaron cargo por confiabilidad en la subasta y mejoraron el cierre financiero, pero igual necesitan contratos de largo plazo. El cargo por confiabilidad nos ha traído muy bien hasta donde estamos porque se terminaron los problemas de suministro. Funciona y es bueno, lo que pasa es que hay que encontrar una manera en que conviva con contratos de largo plazo, y a veces es difícil competir para las energías renovables, porque reciben menor cargo.

¿Cómo hacer para que haya más oferta en la subasta?

Se tiene que ampliar el plazo de entrada en operación comercial (COD). Está fijado para enero de 2022 y hay ciertos proyectos que dependen de conexiones que el Gobierno está concesionando que van a estar listas en 2023, por lo que uno quisiera que esos parques tengan oportunidad en esta primera subasta, y así garantizar sus PPA para que estén más tranquilos con los cierres financieros. Hay gente que creyó a la energía eólica en Colombia desde hace ocho años y que corrió riesgos enormes. Es el momento de mostrarles a esas personas que están viendo la luz al final del túnel.

¿Se va a exigir participación de la industria local?

No es un tema en debate. Este es un mercado 100% desregulado en que el Gobierno vigila. Se tiene en claro que hay sitios del mundo que por cuestiones de escala se produce la tecnología a precios muy interesantes. Y a la larga, eso se refleja en que el usuario tenga precios globales.

¿Cuánta potencia eólica se debería instalar en la subasta?

Uno quisiera que al 2025 hubiera 3.000 megavatios de eólica en el sistema porque es muy competitiva y eso beneficia a los consumidores.

¿Cómo es la potencialidad del recurso?

El perfil eólico colombiano típico está exactamente alineado con la curva de la demanda diaria en Colombia. Se produce energía en las primeras horas del día, cuándo empieza a salir el sol, después hay un pico al mediodía, y otro fuerte a la noche. Y es exactamente el mismo perfil de la demanda. Entonces entra en la matriz con un encaje perfecto. Adicionalmente, los vientos son de 10 m/s con muy baja turbulencia, lo que hace que se puedan instalar turbinas de grandes diámetros y se alcancen factores de planta del 55%. Eso es muy competitivo para los colombianos.

¿Y cómo se prepara Vestas para la licitación?

Estamos acostumbrados a trabajar en distintas geografías. Lo hemos hecho en muchos países de la región y tenemos gran capacidad instalada en Centroamérica y el Caribe que hacen mucha sinergia con Colombia. Nuestra tecnología es espectacular, como los aerogeneradores de la plataforma EnVentus y la platafforma de 4 MW, que entiendo van a ser el caballo de batalla para la licitación. Los aerogeneradores EnVentus pueden alcanzar los 5,6 MW de capacidad. En la Guajira, aunque se cree que es un desierto y hay disponibilidad de tierra, no es fácilmente disponible, porque están habitadas por las comunidades indígenas. Entonces hay que administrar inteligentemente y minimizar la tierra de los proyectos con plataformas de gran capacidad por posición. Eso ayuda en el proceso de tener menos plazo de entrada en operación comercial (COD).

¿Por qué Colombia avanza con renovables si su matriz ya es limpia por el peso de la hidroeléctrica?

Es un tema de diversificación de portafolio. En Colombia tenemos una matriz con principalmente dos fuentes: hídrica y térmica. El gas es caro porque se está importando y en algunos casos estamos utilizando diésel, cuándo la hídrica no produce lo suficiente por escasez de lluvias. Las renovables entran a balancear esa dicotomía entra hidráulica competitiva y térmica, que es confiable, pero más cara.

Felipe de Gamboa, Director Comercial de Vestas en Colombia