Vestas es el primer fabricante de aerogeneradores en comprometerse a no generar materiales de desecho. Ese objetivo se logrará implementando una nueva estrategia de gestión de residuos e
introduciendo un enfoque de economía circular en las diferentes fases de su cadena de valor: diseño, producción, mantenimiento y final de vida útil.

La estrategia será presentada en los próximos dos años.  «Establecer un objetivo tan ambicioso de reducción de residuos es primordial para garantizar un mundo mejor a las generaciones futuras», subraya Anders Vedel, vicepresidente ejecutivo de Vestas Power Solutions.

Y agrega: “Liderar la industria eólica no es suficiente para combatir los desafíos que enfrentamos hoy. Si queremos encabezar la transición energética, debemos ser un ejemplo y hacerlo de manera más sostenible. Esto implica hacer que la sostenibilidad sea parte de todo lo que hacemos”.

En la misma línea se pronunció l director de Operaciones interino de Vestas, Tommy Rahbek Nielsen: «Como el mayor proveedor mundial en energía eólica, Vestas tiene la responsabilidad de eliminar los desechos de su cadena de valor».

“La energía eólica continuará creciendo rápidamente, por lo que los enfoques conservadores deben quedar atrás. Estoy orgulloso de formar parte de una organización que está haciendo de la sostenibilidad un componente integral en todas las operaciones comerciales”, añade.

Se estima que cada año se recogen 11.200 millones de toneladas de desechos sólidos, lo que supone un grave riesgo para el agotamiento de recursos y la contaminación del aire, el agua y el suelo.

Además, se calcula que los desechos sólidos representan el 5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero1. Sólo los desechos generados por palas eólicas podrían alcanzar los 43 millones de toneladas acumuladas en 20502.

En un mercado eólico que crecerá un 3% anual de media en la próxima década, Vestas busca mitigar su impacto ambiental de manera significativa.

Hoy, los aerogeneradores de Vestas son, en promedio, reciclables al 85%. Sin embargo, las palas y los hubs de las turbinas están compuestos actualmente por materiales no reciclables.

Para aumentar la tasa de reciclabilidad de las palas, hubs y góndolas, Vestas considerará todos los aspectos del ciclo de vida de la turbina.

Como primer paso, se introducirán objetivos incrementales para los hubs y las palas, desde el 44% de reciclabilidad actual al 50% en 2025 y al 55% en 2030.

También se pondrán en marcha varias iniciativas diseñadas para la gestión de palas después del desmontaje. Estas acciones incluirán la adopción de nuevas tecnologías de reciclaje óptimas para
materiales compuestos, como el reciclado de fibra de vidrio o la recuperación de piezas de plástico.

Vestas también implementará un nuevo proceso para el desmontaje de palas, ayudando a sus clientes a reducir los desechos que se envían al vertedero