Vestas y Newsan iniciaron el ensamblaje de aerogeneradores de última tecnología en Campana, Provincia de Buenos Aires, planteando como horizonte los objetivos que plantea la Ley 27.191 de incorporar un 20% de energías limpias en la matriz de cara a 2025.

Con este marco regulatorio, Andrés Gismondi, Country Manager de Vestas en Argentina, encaró las inversiones, hoy en duda por el contexto macroeconómico.

¿Cuánta demanda requiere la planta para operar? Este fue uno de los focos que tuvo la entrevista en video que realizó Energía Estatégica.

“El volumen que consideramos implicaría un mercado de 1.000 megavatios por año de energías renovables, de los cuales 700 corresponderían a eólica», precisa el ejecutivo.

Y explica que «en la medida que se mantenga en esos valores, Vestas podría competir y creemos que podríamos ser exitosos en gran parte de esos megavatios para mantener la capacidad de fabricación».

Ahora bien, aclara que «tener una planta sin capacidad o menor a ese volumen hay que analizar si justifica o si es más competitivo importar equipamiento para el usuario final».

Como alternativa, Gismondi valora que Vestas está evaluando posibilidades de exportación a los países vecinos.»Estamos mirando caso por caso», explica.

Dado que la compañía está operando numerosos parques en el país, Gismondi mostró principal atención a la elaboración de un nuevo convenio colectivo de trabajo para el sector eólico.

«El marco regulatorio que habría sin un nuevo convenio colectivo de trabajo fue pensando en la década del 70 con una visión del sector eléctrico a la antigua, con plantas fijas, rotaciones fijas, horarios limitados, actividades rutinarias, centrales que tienen poco movimiento asociadas a la generación hidráulica y térmica», sostuvo.

¿Qué necesidades presenta el rubro? ¿Se podrá alcanzar un nuevo convenio este año?

«Desde la Cámara Eólica Argentina se viene trabajando con este proyecto hace mucho tiempo y tenemos aún discusiones internas pero es un tema prioritario», confió.

También Gismondi planteó su preocupación por la falta de planificación en materia de transmisión eléctrica.

«Tenemos que trabajar en mecanismos que permitan traer capacidad de transporte para los fabricantes nos permita completar capacidades y generar empleo», sostuvo.

Y remató: «el tiempo de desarrollar la industria es siempre es largo y la inercia lenta. Una vez que esto se pare va a ser difícil arrancarlo».