Vestas aportó sus claves para crecimiento de las energías renovables en la región

Desde la compañía fundada en 1945 apuntaron que hay más de 41 GW en nuevos proyectos eólicos hasta 2032 dentro de Latinoamérica, pero subrayaron en la importancia de resolver los cuellos de transporte y lograr un mercado libre para acelerar la transición.

Vestas llevó a cabo una mesa redonda con diversos actores del sector energético en el marco de su cumpleaños número 30 en Argentina, y Energía Estratégica dijo presente. 

Eduardo Ricotta, CEO de Vestas para Latinoamérica, y Andrés Gismondi, vicepresidente de Ventas para Vestas LATAM, analizaron los retos, oportunidades y perspectivas de la región para ser protagonistas de la transición energética, considerando que desde la compañía cuentan con 14,4 GW eólicos instalados en América Latina en más de 4500 aerogeneradores distribuidos en 21 países.

“Tenemos un trabajo muy fuerte de estudios que apuntan más de 41 GW en nuevos proyectos eólicos hasta 2032 dentro de LATAM (…) La región estará menos incursionada por las subastas a medida que crezca la demanda comercial-industrial, como también el hidrógeno verde”, planteó Ricotta.

De ese total, Chile podría abarcar 6,2 GW a partir de las “retiradas aceleradas de carbón”; en tanto que las perspectivas para Argentina son de 3,9 GW de potencia adicional a través del Mercado a Término MATER), aunque ello dependerá del crecimiento de las redes de transmisión.

Mientras que Brasil representaría el 56% de las adiciones eólicas (cerca de 23 GW), impulsado principalmente por la expansión del libre mercado. 

Igualmente, los referentes de Vestas remarcaron algunos puntos a resolver, principalmente con foco en Argentina (en 2023 alcanzan 2,5 GW de pedidos desde Vestas) tales como el desarrollo de nuevas líneas de transmisión y el avance de un mercado que permita conectar a los usuarios con los generadores y/o comercializadores de energía a través de contratos PPA. 

«Tenemos limitaciones que nos preocupan. A veces no hay disponibilidad del transporte eléctrico para conectar un proyecto on-grid, por lo que el gobierno debe intentar tener las líneas para conectar la generación con la demanda”, manifestó Riccotta. 

“Otro punto muy importante es la apertura del mercado. Sería tan bueno que los consumidores miren las empresas con las que quieren trabajar y que si la energía que compran es renovable o proviene de una fuente fósil”, continuó. 

Por ejemplo, Brasil dio varios pasos en ese mecanismo competitivo para el comercio de electricidad, en el que los participantes pueden negociar libremente el proveedor, precio, cantidad de energía contratada, período de suministro, formas de pago, entre otras cosas; y para el que se esperan cerca de 82000 para el verano 2024. 

CCEE asegura que el crecimiento del mercado libre de Brasil dependerá de la generación distribuida

“Es importante que lo tenga en cuenta el próximo gobierno de Argentina, que tenga una estrategia sobre la apertura del mercado hasta llegar al consumidor final y que éste pueda hacer la compra de su energía. Eso beneficiará a la población”, insistió el CEO de Vestas para Latinoamérica 

Y ante la pregunta de si la industria renovable será capaz de soportar la demanda que el usuario elija, tanto Eduardo Ricotta como Andrés Gismondi respondieron afirmativamente sin dudarlo y apuntaron que “hay tecnología disponible para hacerlo y sólo hay que aplicarla”. 

“Argentina puede ser el protagonista de la transición energética. Y si también hay algo que el nuevo gobierno debería mirar es la oportunidad que el país tiene en ser protagonista del petróleo verde, por la calidad de los vientos que posee”, añadió Ricotta. 

Falta de capacidad de transporte en Argentina

Por otro lado, Gismondi hizo hincapié en la importancia de resolver los cuellos de botella en el sistema de transmisión eléctrica, a la par de avanzar en el desarrollo de nuevos proyectos renovables, en pos de concretar, al menos, los 6 GW de potencia adicional que debería instalarse para cumplir con las metas de Ley N°27191.

“Las redes se pueden hacer rápido y en paralelo con los parques eólicos. Se deben hacer muchos kilómetros, pero hay un camino y una secuencia que puede acompañar las obras e instalación de capacidad hacia el 2030 para alcanzar los objetivos”, aseveró. 

“Esperamos que las manifestaciones de interés de transmisión traigan propuestas concretas desde el sector privado; pero también hay que entender cómo destrabar este acuerdo o que se materialice o dar libertad para que otro lo pueda hacer. O se firma e inician las obras en un plazo menor al indicado (48 meses es el período comprometido) porque sino será imposible el cumplimiento de la Ley N°27191”, subrayó. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *