Se aproxima el verano y con este los temidos apagones que en los últimos años se han transformado en un clásico para las principales áreas metropolitanas del país.

Frente a esta posibilidad, desde Goodenergy, empresa proveedora de paneles fotovoltaicos, señalan que tanto comerciantes como usuarios residenciales han instalado equipos con la intención de utilizarlos como generadores eléctricos.

Tal es así que en la localidad de Mar del Plata, mediante su proveedor de la zona Etersol, la firma platense colocó en un departamento ubicado en un 7mo piso seis módulos fotovoltaicos de 85 Wp; un total de 510 Wp.

Como la provincia de Buenos Aires no cuenta con una legislación para inyectar la energía limpia a la red, el sistema funciona mediante una llave selectora que permite la alternancia entre el consumo de energía eléctrica de la red o de la fuente renovable. “No hay riesgos porque la conexión es independiente; no funciona en paralelo con la red eléctrica, como si fuese un grupo electrógeno, pero solar”, explica a energiaestrategica.com Pablo De Benedictis, uno de los referentes de Goodenergy.

Declara el empresario que ya han hecho más de 50 ventas de este tipo en lo que va del año en distintos puntos del país, pero la particularidad de la reciente conexión es un claro indicio de que la población se está familiarizando con el concepto ‘renovables’. “La gente hace tiempo le perdió el miedo al uso de estas tecnologías, confía cada vez más; cosa muy distinta a hace cuatro años atrás: cuando comenzamos con el emprendimiento”, reflexiona.

De Benedictis observa que durante 2014 realizaron cerca de 30 instalaciones fotovoltaicas y que este año podrán duplicar el número teniendo en cuenta el nivel de consultas que están recibiendo.

11090968_1645109842410433_8170931251900423790_o

Pronostica que continuará la tendencia de ventas, por un lado, de usuarios que buscan hacerle frente a inminentes apagones durante los meses venideros, por otro, un posible disparo del dólar que no sólo encarecerá los equipos, lo cual seduce a aquellos que poseen un clásico generador a nafta, ya que el combustible aumentará en proporciones a la inflación. Por último, y como punto destacable, la latente la posibilidad de la quita de subsidios en las tarifas, lo que hace más atractivo el negocio.