Desde hace un lustro que diferentes proveedores de calefones solares térmicos indican niveles de crecimiento en las ventas del 100 por ciento anual.

Pablo De Benedictis, uno de los referentes de la firma Goodenergy, compañía enfocada en promover la generación de energía renovable en el mercado argentino mediante la venta de paneles solares y colectores solares térmicos, en diálogo con energiaestrategica.com es uno de los que sostiene dicho aumento en el mercado y cuenta que el ritmo de ventas registrado durante el cierre del primer trimestre con respecto al 2014 ha sido del 135 por ciento, sin tener en cuenta que para los próximos meses se esperan mayores transacciones comerciales por ser el tramo del año que más se vende.

El mercado viene creciendo considerablemente. Se está dando una cadena en donde nuestros clientes quedan conformes por el rendimiento de los equipos, el producto se va haciendo conocido y cada vez más gente lo requiere porque se recomienda”, explica.

Por otra parte, De Benedictis asegura que de reducirse las fuertes subvenciones que el estado imprime sobre las tarifas de gas, medida inminente del próximo gobierno, el negocio explotaría. “De ser así esperamos un crecimiento exponencial del mercado en los próximo años”, razona el empresario. Al día de hoy los usuarios en Argentina pagan hasta 8 veces menos en su consumo de gas que los consumidores de países vecinos como Chile, Uruguay o Brasil.

En ese sentido, el titular de Goodenergy da precisiones sobre la conveniencia de adquirir un calefón sustentable en lugar de uno convencional y dice que un calefón renovable se amortiza, dependiendo la tarifa con la que se maneje cada zona, en menos de 5 años y la duración del equipo es de 15 años.

Más allá del factor medioambiental, donde resulta mucho más favorable para el planeta el uso de calefones solares por lo que significan las reducciones de CO2 en el proceso de caldeado del agua a diferencia de uno a gas natural, cuenta que al día de hoy un calefón solar con una capacidad de 185 litros, para una familia tipo de 4 personas, cuesta 6900 pesos, precio apenas más elevado que uno convencional que ronda los 5000 pesos.

Vale destacar que este tipo de tecnologías alternativas pueden proveer un 80 por ciento del consumo total y el 20 restante, calculado por días donde no se hace presente el sol, es provisto por un sistema complementario que el propio equipo dispone, el cual funciona a gas natural o electricidad.

Todo pequeño impulso que ayude a este nicho haría que el mercado crezca de una manera alevosa, generando no sólo una ayuda al medioambiente sino un nuevo mercado que genere empleos directos e indirectos”, considera el especialista.