Miguel Graña, Senior Partner de la consultora Luft Energía, asegura que “hay confianza” sobre el mercado, aun cuando el Gobierno todavía no logró el compromiso del Banco Mundial de garantizar el pago de la energía ante un eventual incumplimiento de la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA). Ésta vez, podría no estar esa posibilidad, lo que marca una diferencia con las primeras dos rondas de licitación.

De todas maneras, según los datos del Gobierno no hay motivos para preocuparse: 72 días fue el máximo registrado hasta el momento en que Cammesa demoró el pago a un generador, es decir, menos de tres meses.

Para estabilidad de la plaza, Graña planteó “no innovar respecto a los beneficios impositivos que existían en las subastas”.

Y pensando en la falencia que presenta el sistema de transporte, sugiere “incluir alguna solución a la transmisión vía el propio oferente”. En definitiva, el consultor no descarta brindar la posibilidad de que la empresa pueda incorporar en su proyecto la conexión al Sistema Interconectado Nacional (SIN)

¿Cómo irán evolucionando las tasas de interés? Por su contacto con bancos y hombres del mundo financiero, Graña asegura que “irán a la baja”.

Lea también: «Miguel Graña: “el impacto de las exenciones impositivas a la importación es importante”»

La semana pasada, el Director Nacional de Promoción de Energías Renovables del Ministerio de Energía, Maximiliano Morrone, aseguró que se está trabajando para que el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) cuente con un fondo de 150 millones de dólares para la compra de componentes producidos por la industria local.

El plazo del préstamo para los interesados sería bastante más conveniente del que se consigue normalmente en el mercado financiero: 15 años, con tasas subsidiadas de entre el 3 y el 4 por ciento.

¿Qué análisis realiza del borrador que publicó el Gobierno para regular contratos entre privados?  Graña apuntó a los dos temas centrales que interesan a los empresarios: “tiene el problema de la prioridad de despacho versus RenovAr y que no sabemos el precio que cobraría Cammesa al privado por suministrarle energía renovable”.