El llamado diseñado por los ministerios de Industria, a través de su proyecto Movés, de Economía, de Transporte y de Medio Ambiente apunta a renovar el 4 % de la flota de autobuses a través del pago de un subsidio en el valor de la diferencia existente entre el costo de una unidad con motor diésel y una eléctrica.

Así fue explicado por funcionarios durante un evento evento que tuvo lugar en el Palacio de la Luz. Participaron de la apertura, la subsecretaria de Industria, Energía y Minería, Olga Otegui; el subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri; el subsecretario de Medio Ambiente, Jorge Rucks; y el director nacional de Transporte, Felipe Martín.

Otegui dijo que esta iniciativa «es parte de la construcción colectiva» y que eso no es menor. En ese marco, hay condiciones favorables que son posibles porque «tenemos una estructura institucional que permite un desarrollo sostenible», agregó.

La jerarca recordó que el transporte es el segundo sector que más adhiere a esta política, además de la industria, y que ella “aporta a la de ciudades inteligentes, con un transporte más amigable y de inclusión”.

La primera etapa del llamado, que abrirá el 16 de este mes, otorgará subsidios para la compra de hasta 50 unidades. En etapas posteriores, se completará el porcentaje de renovación previsto.

El beneficio permitirá a las empresas abonar la diferencia de valor de compra entre un vehículos con motor diésel y uno eléctrico, valuado en unos 350.000 dólares. Las firmas podrán pagarlo en cuotas mensuales iguales en un plazo de siete años.