UTE prevé para el año que entra la incorporación de otros 274 MW de energía eólica, por lo cual se calcula que para diciembre 25 por ciento de la electricidad generada en Uruguay habrá sido originada mediante esta fuente renovable. La empresa estatal también proyecta incorporar otros 167 MW de energía fotovoltaica y concretar el tendido de otros mil kilómetros de electrificación rural.

Por otra parte, está anunciada para el primer trimestre del año la inclusión de otras 540 familias al sistema formal de consumo eléctrico en el marco de realojos y regularización de asentamientos.

Gonzalo Casaravilla, presidente de UTE, confirmó que en los primeros meses del año próximo se lanzará la licitación para comprar los primeros medidores inteligentes con el objetivo de llegar al año 2022 con la instalación de un total de 600.000 dispositivos, lo que permitirá realizar la lectura del consumo de cada hogar a distancia, diferenciado hora por hora.

En relación al intercambio energético con Brasil y Argentina, indicó que la empresa espera obtener beneficios adicionales cercanos a los 30 millones de dólares con respecto a años anteriores.

Casaravilla presentó el martes 22 el balance de la empresa, donde destacó que la recaudación fue de aproximadamente 48.500 millones de pesos. Fueron invertidos 8.282 millones de pesos y los gastos se contuvieron en 5.706 millones de pesos, mientras que las transferencias al Estado alcanzaron los 13.258 millones de pesos. En este marco, informó que el resultado operativo fue de 25.159 millones de pesos. UTE cierra su balance contable con un beneficio de 6.236 millones de pesos y una rentabilidad sobre el patrimonio del 5,5 por ciento.