¿Qué análisis realiza sobre las últimas medidas aplicadas por la Secretaría de Energía de México? 

Para el desarrollo de las energías renovables en México son muy preocupantes porque reflejan un cambio imprevisible en la política energética que había sido definida en el largo plazo, al restringir de forma discrecional la entrada en funcionamiento de las nuevas instalaciones eólicas y fotovoltaicas, y distorsionar el normal funcionamiento del mercado eléctrico bajo la libre competencia.

¿Cómo impacta?

Esto ha activado numerosas reclamaciones y pronunciamientos de organismos independientes como el de la Comisión Federal de Competencia Económica, que ha alertado de los efectos contrarios de estas medidas sobre la libre competencia y la eficiencia económica en el sector eléctrico y de sus perjuicios para consumidores y usuarios.

No somos beligerantes en esas disputas, pero nos ha preocupado que se haya deteriorado gravemente el ambiente de inversión en esta clase de proyectos y se ponga en riesgo el empleo del sector en un momento tan extraordinariamente sensible y complejo, en el que precisamente estas inversiones son las que podrían detonar una recuperación económica sostenible y duradera, asegurando el crecimiento económico.

¿Han hecho alguna presentación formal?

Se lo hemos trasladado a las autoridades con objeto de revertir esta situación.

¿Y qué plantea GWEC?

Es preciso recuperar la confianza de los inversores en la certidumbre de las reglas y de las decisiones de las autoridades a la hora de ponerlas en práctica, lo que implica el restablecimiento de la seguridad jurídica.  Y para ello hemos propuesto al Gobierno restaurar el clima de inversión sobre la base de no limitar la inversión privada en la actividad de generación y comercialización de electricidad, dado que precisamente promueve la legislación del sector para atraer estas inversiones.

¿Cómo se traduce en medidas?

Solicitamos adecuar la gestión del sistema eléctrico de forma que se pueda asegurar el acceso en condiciones no discriminatorias ni restrictivas a los operadores. Es necesario desarrollar las infraestructuras precisas para integrar la fracción de energías renovables que había sido planificada.

¿Preparan nuevas presentaciones?  

Estamos trabajando intensamente para que la autoridad energética y el CENACE compartan las experiencias internacionales en la operación segura de sistemas eléctricos con alta penetración de energías renovables de origen variable, pues las prácticas operativas en estos sistemas eléctricos ponen de manifiesto la posibilidad de gestionar fracciones que cuadruplican las de México, sin limitar o restringir el acceso y la conexión de los operadores a las redes de transporte, aprovechando las innovaciones tecnológicas de la industria para asegurar la estabilidad de red y el control de frecuencia.

Y desde luego contando también con los avances que se han producido en los ámbitos de la digitalización y la gestión de datos que permiten una gestión mucho más precisa y coordinada de la producción eléctrica.

¿Qué capacidad de inserción puede tener la eólica sin afectar el sistema? 

No existen límites a la operación segura y confiable de los sistemas eléctricos con energía eólica. En México, la eólica tan solo cubre el 8% de la demanda anual, mientras que en Europa podemos ver casos como el de Dinamarca en el que durante muchas horas al año más del 100% de la cobertura de su demanda eléctrica tiene origen eólico y los excedentes son inyectados en el Nordpool.

En España, Portugal y Reino Unido se ha llegado a cubrir más del 70% de la demanda en punta con generación eólica, y en la región Latinoamericana Uruguay ha cubierto recientemente de nuevo el 100% de su demanda eléctrica horaria con energías renovables, donde la eólica alcanzó más del 35% en promedio anual en 2019.

¿Cómo se podría asegurar la confiabilidad del sistema incorporando más capacidad eólica?

La variabilidad de la producción eléctrica con fuentes renovables es una característica asumida con absoluta normalidad en la operación de los sistemas eléctricos que han actualizado sus códigos de red precisamente para modernizar su funcionamiento y adaptarlo a las nuevas tecnologías.

¿Qué aspectos se refiere?

Además de la revisión de los códigos de red, la planificación de las infraestructuras eléctricas de transporte, teniendo en cuenta las características de estas nuevas tecnologías y su localización, es un aspecto igualmente relevante para asegurar una mayor participación de estas fuentes renovables en la cobertura de la demanda a medio y largo plazo.

De continuar la incertidumbre… ¿Se pueden ver afectadas las inversiones eólicas?

La  reciente firma del tratado comercial con los Estados Unidos y Canadá (T-MEC) debería apuntar hacia la normalización del funcionamiento del sector,  porque hace explicito el compromiso del Gobierno de México de reactivar las inversiones privadas en esta zona de libre comercio y de hacer los mayores esfuerzos para que se  puedan materializar estas inversiones, lo que en este caso pasa por restablecer la seguridad jurídica en el sector de las energías renovables al tratarse de uno de los principales focos de atracción de las inversiones amparadas por el Tratado, y el que presenta las mayores oportunidades para que México pueda recuperar el crecimiento económico y contribuir a una recuperación económica más inclusiva y rápida,  y además alineada con sus compromisos internacionales en materia de reducción de emisiones.

De ahí que restablecer el ambiente de inversión y la confianza de los inversores resultan imprescindibles para la efectividad del T-MEC.

¿Qué experiencia arroja a la fecha la eólica en México?

México es el segundo mercado de la región con más de 6.000 MW de potencia eólica instalada, y más de 1.500MW en proceso de construcción.

Las inversiones eólicas representan más de 8.000 millones de dólares y cuenta con una cadena de servicios y suministros muy consolidada que incluye fábricas de palas y de torres eólicas. El sector de las energías renovables está dando empleo a más 12.000 trabajadores.

Precisa instalar al menos 12.000 MW eólicos adicionales en el horizonte de 2025 para alcanzar los compromisos de reducción de emisiones en el sector eléctrico, lo que podría involucrar a más de 30.000 trabajadores y atraer un volumen de inversión superior a 17.000 millones de dólares.

El hecho que los precios de generación con esta fuente hayan experimentado la mayor competitividad en el mundo en las licitaciones de contratos PPA en 2017 hace de México un país muy atractivo para la localización de la industria electro-intensiva, por lo que la reactivación de las inversiones en el sector podría beneficiar de manera muy significativa a la competitividad de su economía y acelerar su recuperación económica.