Se registra una tendencia global a la reducción de los precios en tecnologías renovables presentados a subastas. Según la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA) a finales de 2018 el promedio de la energía solar fotovoltaica llegó a USD$ 62 el MWh y la energía eólica terrestre a USD$ 55 el MWh.

En América Latina, Brasil y Perú fueron los primeros en adoptar el mecanismo de subastas públicas a largo plazo; de estos, mientras que en Perú celebró su última subasta en 2016 y aguarda aún por la convocatoria a la quinta edición, Brasil logró nuevos precios récords días atrás en la adjudicación de la Subasta de Generación de Energía A-4 de 2019.

De este modo, mientras que R$ 79,92 el MWh fue el menor precio obtenido a partir de la cinética del viento, en solar fotovoltaica fue R$ 64,99 el MWh –el equivalente a USD$ 16.95 el MWh en la cotización del día de hoy 1 de julio de 2019–.

Aunque aquello significa un leve aumento de la eólica, ya que en 2018 había obtenido como precio mínimo R$ 67.60 (USD $ 20,30 con el cambio de aquel momento), y en tecnología fotovoltaica representa un nuevo precio récord para Brasil y resto de América Latina. 

Recordando los valores obtenidos en los últimos años por otros mercados de la región, en el caso peruano se alcanzaron precios de USD $48,5 el MWh con el Parque Solar Intipampa y USD $ 36,84 el MWh con el Parque Eólico Huambos, ambos de la última subasta adjudicada el 2016.

En tanto, Argentina, Chile y México que se han unido más recientemente a la tendencia de convocar a subastas han tenido también una evolución favorable en sus precios. De estos, el mercado mexicano es el que supo obtener los precios más competitivos hasta la fecha.

Con su tercera Subasta Eléctrica de Largo Plazo, México obtuvo como precio medio de energía limpia por paquete más económico USD $ 20.57 por MWh + Certificados de Energías Limpias (CEL). En tecnología eólica “Energía Limpia de Amistad 2” y “Energía Limpia de Amistad 3” resultaron adjudicados a USD $ 17.77 el MWh; mientras que la “Central Fotovoltaica Calera” obtuvo USD $ 19,7 el MWh.

En la actualidad, si bien la actual administración canceló subastas eléctricas públicas de mediano y largo plazo, el empresariado continúa desarrollando proyectos renovables para firmar contratos entre privados. Una novedosa convocatoria a concurso eléctrico a largo plazo organizado por consultores privados que anteriormente estuvieran a cargo del diseño de las subastas públicas reavivaría la competitividad para conseguir mejores condiciones y precios en el mercado. 

Por su parte, Chile –que organizó subastas por bloques de suministro por horarios y trimestrales– logró USD $ 25,38 el MWh como valor más bajo adjudicado a Energía Renovable Verano Tres Spa en los bloques de suministro 1-A 1-B y 1-C. 

Lea también: «La energía renovable es más barata: 400 industrias y comercios ya firmaron contratos de abastecimiento de energía con el sector privado»

Los precios más altos entre todos los países antes mencionados son los del mercado argentino. No obstante, entre las rondas licitatorias convocadas en el marco del Programa RenovAr, cada nueva edición viene reflejando una leve tendencia a la baja.

El “Parque Eólico Energética I” fue el proyecto con el precio más bajo adjudicado en la última ronda de RenovAr a USD $ 37,30 el MWh. Por el lado de la tecnología fotovoltaica, el “Parque Solar Nonogasta II” fue ofertado en la misma ronda a USD $ 40,44. 

Nuevos valores se deberían conocer este año con la adjudicación de RenovAr ronda 3. Sumado a aquello, se mantienen altas expectativas por el llamado a una nueva convocatoria que podría darse este año para proyectos de gran escala: RenovAr 4. 

Finalmente, Colombia es el país de Latinoamérica que adoptó el mecanismo de subastas eléctricas a largo plazo este último año. Si bien su primer proceso resultó sin proyectos adjudicados, al no cumplir con los requisitos dispuestos por el regulador; entre los indicadores que sí fueron alentadores, la diferencia entre el tope máximo fijado en COP $192 el kWh y las ofertas económicas recibidas, dieron buenas señales al Gobierno. 

Es preciso recordar que en este mercado existen además subastas por cargo de confiabilidad y es de destacar que de alcanzar US$17,01 en 2011, este año lograron los US$15,1 dólares por MWh, lo que significa una disminución del 11 %.

En lo que queda de este año, una nueva convocatoria a subasta a largo plazo está en puerta y se mantienen altas expectativas por los precios que puedan reflejarse en las tecnologías eólica y solar. Todo indicaría que el proceso iniciará a finales de julio, para que en octubre ya se pueda contar con los detalles de las adjudicaciones.