¿Cómo es la relación precio-calidad de los sistemas de energía solar elaborados en Argentina respecto de los importados?

En principio, cuando hablamos de energía solar, podríamos estar hablando de la generación de energía solar térmica o energía solar fotovoltaica. Yo me referiré a la fotovoltaica, que es a lo que nos dedicamos hace 23 años en ALDAR.

Yendo concretamente a la pregunta, la respuesta es muy amplia ya que los sistemas solares fotovoltaicos, al igual que cualquier sistema de generación de energía, están formados por varios componentes y cada uno de ellos puede ser analizado en relación a su precio y calidad. Podemos tener parte del equipamiento de excelente calidad y precio pero si algún o algunos componentes no lo son, el rendimiento del sistema no será bueno. De igual forma, podemos tener todos los componentes de excelente calidad y precio, pero si el sistema no está bien diseñado y no están bien dimensionados los elementos de interconexión o la orientación e inclinación del campo solar no es la adecuada, el sistema no tendrá un buen rendimiento.

Por otra parte, fundamentalmente en el mercado internacional hay todo tipo de productos, de distintas calidades y distintos precios, por lo que es muy difícil realizar una comparativa con los productos nacionales, que en particular no abarcan todo el espectro de componentes ya que algunos equipos no se fabrican aun en nuestro país.

¿Cuáles son las principales diferencias tecnológicas?

En el caso de los módulos fotovoltaicos, como ejemplo del producto más representativo de un sistema solar fotovoltaico, en Argentina no se fabrican las celdas. Las empresas ensamblan los módulos importando las mismas, al igual que importan otros componentes necesarios para su fabricación. En la calidad del mismo, es muy importante la calidad de la celda, el resto de los componentes y como se realiza el trabajo para obtener el producto final. Por lo tanto, las diferencias tecnológicas están asociadas a todos estos componentes y procesos.

En el caso del resto de los componentes del sistema fotovoltaico, más que diferencias tecnológicas, podríamos decir que al no haber una economía de escala que amerite el desarrollo, hay ciertos productos importados de mejor rendimiento, al igual que existen otros productos (como ser los inversores para conexión a red) que, como bien dije anteriormente, todavía no se fabrican en nuestro país.

¿Cuáles virtudes y defectos encuentra en la industria nacional?

La mayoría de los componentes de los sistemas solares fotovoltaicos que se instalan en nuestro país son importados, por lo que no podemos hablar de defectos y virtudes de nuestra industria hasta que la misma no tenga un desarrollo tal, relacionado con la escala de producción, que permita hacer dicha evaluación.

En este punto hago una excepción con la empresa fabricante de módulos fotovoltaicos que lleva 30 años en nuestro país desarrollando su actividad, al igual que con los fabricantes de baterías e inversores nacionales. Seguramente como en toda industria tendrán cosas que mejorar en sus procesos, pero podemos decir que sus productos son de buena calidad; muchos de los proyectos llevados a cabo en el país poseen sus componentes y han funcionado y siguen funcionando sin inconvenientes.

En cuanto a normas de calidad ¿Argentina cumple con los estándares internacionales?

La normativa Argentina generalmente se lleva a cabo tomando como base las normativas internacionales, en cada uno de los componentes del sistema. Lo importante en este punto es la exigencia por parte de la organización pública, privada o del usuario final, del cumplimiento de dichas normativas, de forma tal de poder tener un producto de calidad.