El control energético de plantas industriales, cadenas de supermercados, shopping centers y empresas de los más variados rubros ahora es posible mediante una aplicación móvil.

La firma santafesina Eiys desarrolló la primera app para facilitar la gestión de esta clave tarea para los sectores productivos pero también apuesta a favorecer la administración de la energía y el gas en los hogares.

Esta aplicación es una herramienta que permite identificar el consumo energético mensual de unidades productivas, el precio medio resultante de acuerdo a las condiciones de contratación y la huella de carbono que genera su consumo, a su vez brinda una alerta temprana sobre la condición del sistema eléctrico nacional o del sistema gasífero y también posibilita el acceso a noticias más sobresalientes del sector.

Desde Eiys señalaron que el desarrollo fue implementado por su área de diseño e implementación tecnológica (Ditsa), que fundamentó su investigación a raíz de la aceptación que han tenido los teléfonos inteligentes y la tecnología móvil en estos últimos años y dado que las pequeñas y medianas empresas comenzaron a utilizar aplicaciones móviles para interactuar con sus clientes o realizar operaciones de negocio desde sus dispositivos móviles.

Alberto Rosandi, director de Eiys SA, explicó que la app ya está disponible para todos sus clientes y comentó que tuvo muy buena aceptación en las empresas con varias unidades en el país. Por ejemplo, mencionó que supermercado Libertad de Rosario la está utilizando para poder analizar el consumo en cada local y así poder determinar qué medidas tomar para un uso eficiente de la energía.

Hasta hoy los datos que aporta son cómo consumo y qué consumo, y con esos datos puedo establecer un criterio de eficiencia y un modelo mejor. Saber el costo de la energía y conocer la huella de carbono, todos hablamos del impacto ambiental pero quién lo mide. También tenemos como elemento a pedido el consumo directo del momento para poder controlar aún más, y un análisis de criticidad, vinculado al sistema interconoctado para ver si hay algún corte o la generación se queda con poco respaldo. Con gas te da el aviso en la relación de temperatura y el estado de situación de los grandes suministro para que las grandes industrias puedan ver si hay probabilidad de corte”, detalló.

Rosandi también contó que van a comenzar con las gestiones para ver si la Empresa Provincial de la Energía (EPE) puede estar interesada en la aplicación. En ese sentido, indicó que sería con esta herramienta los usuarios hogareños podrían acceder a la plataforma y controlar el consumo de electricidad, y también de gas, para controlar la tarifa, por ejemplo.

También poder conocer a una alerta temprana, ver en forma inmediata si hay probabilidad de cortes del suministro por una mayor demanda o salida de alguna central. Otro punto clave sería brindar información sobre uso eficiente de energía.

«Estamos iniciando las gestiones institucionales con la EPE, creemos que podríamos hacer un acuerdo con las distribuidoras para que nos pasen los datos y nosotros se los podamos trasladar a los usuarios. No queremos vender nada a nadie, como se estila con las aplicaciones sería una parte básica gratuita y una premium con costo”, detalló Rosandi.

El mercado.Una radiografía del mercado móvil de Latinoamérica, para finales de 2014, muestra que habrá 341 millones de usuarios móviles individuales en el continente, siendo los mercados más grandes Brasil con 112 millones, México con 97 millones y Argentina con 53 millones.

Las predicciones indican que para finales del 2015 habrá 243 millones de latinoamericanos que serán dueños de smartphones y tablets. Para ese período, Argentina tendrá unos 23 millones de smartphones, según fuentes del mercado. Además, en 2013 se vendieron más de 900.000 tablets, comparado con 400.000 vendidos en el 2012 y 233.000 vendidas en 2011.

En este sentido, en la industria de tecnologías de información se observó que el 26% de los usuarios en las pymes usan las apps en actividades de marketing y venta; 25% para fines de logística, 15% para compras y el 34% restante en comunicaciones y captura de datos.

De esta manera, las industrias han comprobado que se incrementa la productividad, se logra un mejor desenvolvimiento en el control y seguimiento de la producción, mejora la atención a clientes y agiliza los servicios prestados”, advirtieron desde la consultora especializada en energía.

Para Argentina, el tema energético y medioambiental es una materia importante a desarrollar y el camino al crecimiento industrial pasa por la productividad de los modelos de negocio y la rápida y adecuada adopción de tecnologías. Eiys considera que es preciso enfocar los esfuerzos a este fin para reducir la brecha tecnológica y apoyar así, el desarrollo de los negocios y el crecimiento de la energía.