A diferencia de Europa, que ya fomenta  la utilización de las energías renovables en las grandes urbes, en Argentina sólo se aplican en pueblos y poblaciones rurales que no están conectadas al tendido eléctrico nacional, además de algunas dependencias del Estado.

Sólo la provincia de Santa Fe y Chubut están impulsando el auto-consumo y la entrega de energía eléctrica producida por usuarios particulares a la red, aunque por el momento con baja adhesión por el esquema de subsidios a los servicios, por caso, la luz, que frenan su desarrollo. Es en estas zonas alejadas que la eólica y solar están dando sus primeros pasos, si bien marginales, con gran éxito.

En Misiones, el Consejo de Energías Renovables ha culminado la instalación de un Aerogenerador en medio de la selva misionera que suministra de energía eléctrica a una Aldea ubicada a unos pocos kilómetros de Santa María.

En mayo, el equipo de expertos del Consejo puso en marcha este sistema eólico que se incorpora al ya instalado sistema fotovoltaico. Esta fusión de energías limpias permite el acceso a una corriente alterna de 220 volt para iluminación de toda la escuela, el consumo de artefactos eléctricos como ser un televisor y para darle utilidad a una bomba sumergible para abastecer de agua potable a la comunidad.

Al respecto, el coordinador de Consejo de Energías Renovables, Ing. Marcelo Sarasola, declaró que “se trata de un proyecto que tiene mucho tiempo de trabajo de investigación para que realmente sea eficiente el sistema. Ha sido un gran desafío generar energía con el viento de Misiones, pero con un trabajo en conjunto y con la ayuda de la Municipalidad de Santa María, es un hecho”.

Dada la experiencia recogida por la iniciativa, Sarasola asegura que “es el primer paso al respecto de la Energía Eólica” en la región, por lo que considera importante avanzar en “la realización de un estudio del potencial eólico para la provincia”. A priori, analiza que esta fuente podría aprovecharse con mayor intensidad.

Esto significa relevar en distintas ubicaciones geográficas y a distintas alturas, la intensidad y permanencia en el tiempo de los vientos existentes. Esta información permitirá identificar y cuantificar la posibilidad del aprovechamiento de este recurso energético”, explica el dirigente.